El PP pierde apoyos en los ayuntamientos afectados por la mina de Corcoesto

stop

Salvemos Cabana recuerda el rechazo que generó el proyecto de Edgewater en Cabana, Coristanco y Ponteceso

Protesta contra la mina de oro en Corcoesto

A Coruña, 25 de mayo de 2015 (15:48 CET)

El PP perdió este domingo en las urnas las mayorías absolutas de las localidades de Coristanco y Ponteceso, y es muy probable que no pueda formar gobierno. Además, en Cabana de Bergantiños ha rebajado sus apoyos electorales en un 20%, perdiendo dos concejales frente al ascenso del PSOE y el BNG. Los tres son ayuntamientos en los que, a lo largo de estos dos años, ha estado muy presente el conflicto por la mina de Corcoesto, que pretendía poner en marcha la compañía canadiense Edgewater.

La plataforma en contra de la minería agresiva Salvemos Cabana sostiene que la caída del PP en estos municipios está directamente relacionada con el conflicto que generó el apoyo de sus alcaldes al proyecto aurífero.

Lo que pudo ser Corcoesto

"Salvemos Cabana valora el resultado de las elecciones municipales como un serio varapalo de la ciudadanía a las políticas llevadas a cabo por el Partido Popular a nivel estatal y el apoyo de los tres ayuntamientos implicados (Cabana de Bergantiños, Coristanco y Ponteceso) al proyecto minero de Corcoesto en particular, iniciativa que se caracterizó desde el principio por generar una problemática socioambiental inasumible", opinan en un comunicado.

El proyecto de Corcoesto "preveía emplear durante un período de unos ocho años, y de acuerdo los datos proporcionados por la minera canadiense Edgewater Exploration, inmensas cantidades de reactivos muy contaminantes, como 2.856 toneladas métricas de ácido clorhídrico, 6.384 de sosa cáustica o 4.368 de cianuro, generando unos ingentes volúmenes de desechos, que hubieran superado al final del proyecto los 17 millones de toneladas de residuos tóxicos y los 122 millones de toneladas de escombros mineros generadores de drenaje ácido", apuntan desde la plataforma, que lideró la oposición al proyecto minero, que finalmente fue tumbado por la Xunta por falta de garantías técnicas y económicas.

Movilización en contra

Frente a la propuesta extractiva, en toda la comarca se recogieron más de 24.000 firmas en contra, y se produjo una movilización social sin precedentes en toda la comarca de Bergantiños, lo que hace pensar a Salvemos Cabana que hay una correlación entre la oposición a la mina y la caída del PP.

"Ahora es la ciudadanía la que ha castigado en las urnas a la clase política por el injustificado apoyo del PP de Coristanco y Ponteceso al proyecto minero. Aunque en Cabana de Bergantiños el PP mantiene la mayoría absoluta, lo hace con un notable descenso de sufragios", apuntan.

"La Plataforma seguirá vigilante, en cualquier caso, frente a cualquier nuevo intento del alcalde José Muiño de relanzar este o cualquier otro proyecto que resulte perjudicial para la comarca", advierten, sabedores de que la constructora Sacyr es una de las interesadas en sacar adelante el proyecto que Edgewater no logró madurar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad