El PP de Camps arrasa en la Comunidad Valenciana consiguiendo municipios socialistas históricos como Gandia y Elx

stop

La gran novedad de los comicios se sitúa en el Ayuntamiento de Valencia donde entran dos nuevas formaciones

Francisco Camps

23 de mayo de 2011 (00:00 CET)

“El partido socialistas se ha desfondado en la Comunidad valenciana y en toda España. Es la antesala para que Mariano Rajoy sea el presidente de todos los españoles”, ha declarado un eufórico Camps pasada la medianoche.

Los resultados no han deparado apenas sorpresas en la Comunidad Valenciana. El PP ha barrido al PSPV como anticipaban los sondeos que manejaban ambos partidos, y que el CIS confirmó hace unas semanas.

El caso Gürtel no ha mermado el éxito del líder popular valenciano Francisco Camps. Todo lo contrario, se ha confirmado como él mismo y sus dirigentes vaticinaron durante toda la campaña. Promesas de triunfo en las que Mariano Rajoy creyó a pie juntillas.

Camps, pendiente de una resolución judicial que lo puede sentar en el banquillos de los acusados, ha revalidado la mayoría absoluta que alcanzó en los anteriores comicios con un diputado más. Con el 89% escrutado los populares han conseguido 56 escaños. El PSPV que pierde 6, se queda con 32. Crece Compromís, que lidera Enric Morera, y que por primera vez supera en solitario el 5% necesario para entrar en el parlamento valenciano. Su formación ha conseguido 6 escaños, uno más que Esquerra Unida.

Pero la satisfacción de los populares valencianos ha sido plena tras asegurarse las plazas de Elx y Gandia, dos bastiones socialistas que tras más de 25 años dejaran de gobernar. También se han producido victorias rotundas en Alicante y Castellón, acompañadas del inevitable descenso de los socialistas.

"Francisco Camps es el candidato más votado de la historia de la Comunidad Valenciana frente a la debacle del PSOE, que se ha convertido en un partido minoritario", ha manifestado la directora de la campaña popular, la portavoz del ejecutivo valenciano en funciones, Paula Sánchez de León.

La gran sorpresa se ha producido en el ámbito municipal. El ayuntamiento de la ciudad del Turia ha dejado de ser bipartidista para dar paso a dos nuevas formaciones. Esquerra Unida, que retorna con 2 regidores al consistorio del que salió en 2003, y la aparición contra todo pronóstico de Compromís, al mando de un político histórico, Joan Ribó, que ha conseguido 3 ediles. Rita se queda con 20 ediles, y el PSPV se da de bruces. Pierde 7 concejales y se queda con 8.
“No es una buena noche”, acertó a decir el candidato socialista, Joan Calabuig, que se escudó en la crisis para explicar el negativo resultado de su partido.

El feudo de los populares, Benidorm, también ha supuesto una gran sorpresa. En este caso para los dos grandes partidos, PP y PSPV, que protagonizaron una moción censura famosa por una de sus protagonistas, la madre de la ministra de Sanidad, Leire Pajín. En este municipio turístico, tendrá la llave de la gobernabilidad una exconsejera de Camps, la zaplanista Gema Amor, que con su partido recién creado, el Centro Democrático Liberal, ha conseguido tres concejales, frente a los 11 de los socialistas y los 11 de los populares.

“El partido socialistas se ha desfondado en la Comunidad valenciana y en toda España. Es la antesala para que Mariano Rajoy sea el presidente de todos los españoles”, ha declarado un eufórico Camps pasada la medianoche.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad