El PP aplaza su plan de choque y exige ahora a Bruselas soluciones

stop

CAMBIO DE GOBIERNO

Mariano Rajoy tras obtener la mayoría absoluta más ámplia para el PP

21 de noviembre de 2011 (23:01 CET)

El Partido Popular diluyó en su comisión ejecutiva de ayer las exigencias para lograr un traspaso de poder exprés lanzadas por algunos altos cargos de su partido.

Rajoy asume finalmente el calendario previsto en la Constitución y ha decidido centrar su estrategia en tranquilizar a Europa y presionar para que se implementen las medidas que la eurozona aprobó en la última cumbre para blindar el euro como palanca clave para normalizar la situación de los mercados.

Tras una mañana intensa en declaraciones urgiendo a un traspaso acelerado de poderes que permitiera al PP anunciar sus primeras medidas de choque contra la crisis, el órgano ejecutivo del partido serenó ese mensaje por la tarde.

"El presidente Rajoy quiere que el debate de investidura y el nombramiento del nuevo Gobierno se produzca lo antes posible de acuerdo con las normas que rigen. En cualquier caso, queremos que el nuevo Gobierno esté constituido antes del día de Navidad", señaló la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, al término de la reunión.

Previamente se había producido una conversación muy constructiva entre Rajoy y el presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero. “Quieren hacer un traspaso de poderes modélico que comienza a partir de hoy mismo”, dijo Cospedal. La coordinadora de ese relevo en el poder será la hasta ahora portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría.

Los puntos clave

Asumidos esos plazos, la estrategia del PP se centrará en tranquilizar a Bruselas y a la vez exigir avances en las políticas de la eurozona para salir del marasmo de confianza que se vive, es decir, conseguir que avance la constitución del fondo de rescate ampliado, se defina el papel a jugar por el Banco Central Europeo (BCE) y se cierren los detalles del rescate griego. También trabajará en coordinar con Zapatero la cumbre de jefes de Estado del próximo mes de diciembre.

Los expertos coinciden en que Europa es el factor clave en el devenir futuro de la prima de riesgo española y de la bolsa. Consideran que el mercado ya ha descontado en las semanas previas a las elecciones el triunfo del Partido Popular. Así lo ve Renta 4 en su informe diario de ayer, donde añade eso sí que el anuncio y la rápida implementación de los ajustes fiscales y reformas estructurales que exige la Unión Europea España deberían propiciar una mejora del tono de los mercados.

Pero lo que haga España es condición necesaria pero no suficiente. “La mejora o el deterioro adicional de las bolsas y de la deuda siguen más en manos de Europa y de las decisiones que tomen sus políticos que en las decisiones que se tomen a nivel nacional”, concluye esta sociedad de análisis. La misma opinión mantiene un experto del departamento de estudios de una entidad extranjera que no ha querido ser citado.

"Todos deben cumplir"

En esta línea, Cospedal recalca que la solución a la crisis de la deuda tiene que venir de la Unión Europea. "Rajoy entiende que igual que España va a cumplir con sus obligaciones hay que exigir en Europa que se lo reconozca a aquellos que cumplan y que ayude a quienes manifiestan voluntad de cumplir". La secretaria general ha pedido que, para que España deje de financiarse al 7%, hace falta "un acuerdo para garantizar la solvencia que tiene que venir de las instituciones europeas".

En relación a la fuerte caída bursátil de ayer, Cospedal ha asegurado que "los milagros no existen" y que los resultados no se verán hasta que se ponga de manifiesto lo que se va a hacer. Y eso no será hasta antes de Nochebuena.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad