El perfume de John F. Kennedy

stop

La fragancia que revolucionó a la alta sociedad en tiempos de la II Guerra Mundial es en la actualidad un clásico que no sabe de modas

El perfume de John F. Kennedy Eight& Bob

25 de noviembre de 2011 (18:14 CET)

La fragancia de las fragancias no conoce el paso del tiempo, este es el caso de Eight&Bob. Una fragancia que en su día fue una revolución y a día de hoy está en la lista de oro de los clásicos. La amistad de su creador y John F. Kennedy en la juventud fueron la mezcla perfecta para hacer de esta fragancia única la más anhelada entre las influyentes personalidades de la época.

El creador de la esencia, Albert Fouquet, hace casi un siglo proporcionó un aire nuevo al limitado mundo del perfume del momento y transformó los códigos masculinos con esta fragancia tan vanguardista. La planta aromática Andrea es la encargada de hacer que la esencia resulte extremadamente elegante y personal.

Amistades de la alta sociedad


El hijo de un aristócrata parisino, Albert Fouquet, era un experto en el descubrimiento de nuevos aromas. En el chateau familiar, ayudado por Philippe, el mayordomo de la familia, creaba y perfeccionaba esencias para su uso personal.

El verano de 1937 conoció a un jóven norteamericano que recorría la Costa Azul en un descapotable, John F.Kennedy. No hizo falta mucho tiempo para que el nuevo amigo se encaprichara de dicho perfume y se hiciera con una muestra.

Cuando Albert volvió de sus vacaciones de verano, John le había mandado una carta en agradecimiento por la muestra y aprovechaba para pedirle ocho ejemplares para sus antojadas amistades y añadió: “…y si su producción se lo permite, otro más para Bob”. Sin entenderlo muy bien se las hizo llegar en unas cajas que reproducían el estampado de la camisa que llevaba John Kennedy cuando le conoció con la simpática petición: “eight & Bob”. Así fue como nació este prestigioso perfume que poco tiempo después impregnaría las pieles de directores, productores y actores de Hollywood como Cary Grant o James Stewart.

Albert falleció en 1939 en un accidente de automóvil en Biarritz y Philippe era el único que podía continuar con la elaboración de las esencias, pero el comienzo de la II Guerra Mundial le obligó a abandonar su trabajo con la familia Fouquet.

Gracias a que Philippe había escondido frascos y muestras en libros, la familia del mayordomo las recuperó décadas más tarde para reeditar la fórmula de Eight&Bob. Hoy en día es una de las colonias más exclusivas y preferidas por los hombres más elegantes del mundo.

Naturaleza a ediciones limitadas


Debido a la escasez y la exigente selección de calidad posterior, el número de unidades que se elaboran cada año de Eight&Bob, depende única y exclusivamente de la planta silvestre Andrea. Los Andes fue donde su creador la encontró y por ello lo bautizó con este nombre. Los inicios de este perfume y su historia envolvente, bien podrían ilustrar el argumento de una magnífica película ambientada en los años previos a la II Guerra Mundial.

En la actualidad, Eight&Bob sólo se encuentra en su web y en las boutiques más exclusivas del mundo y éstas nunca saben el número de frascos que recibirán. La multimarca Santa Eulàlia del Passeig de Gràcia en Barcelona es una de ellas.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad