El maquinista hablaba por teléfono en el momento del accidente

stop

La caja negra demuestra que estaba en contacto con Renfe y, probablemente, consultando un plano

Estado del tren Alvia tras descarrilar en las proximidades de Santiago | EFE

30 de julio de 2013 (18:20 CET)

El maquinista del tren accidentado el pasado miércoles 24 de julio en Santiago estaba en contacto telefónico con personal de Renfe en el momento del accidente, posiblemente con un controlador. Minutos antes de la salida de vía recibió una llamada en su teléfono profesional para indicarle el camino que tenía que seguir al llegar a Ferrol.

El volcado de información contenida en las cajas negras del convoy detecta también un ruido de fondo. Según fuentes de la investigación, es probable que José Francisco Garzón estuviera consultando un plano o algún tipo de documento.

Frenazo

Las informaciones provisionales de las cajas negras detectan también una reducción de velocidad justo antes del impacto. El convoy circulaba en los kilómetros previos al descarrilamiento a 192 kilómetros por hora, pero segundos antes del accidente, fue activado un freno. Logró bajar la velocidad hasta los 153 km/h, momento en el que descarriló, según informó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad