El Ibex cae otro 3,4% en una gran demostración de debilidad y miedo

stop

BOLSAS

12 de septiembre de 2011 (16:25 CET)

La bolsa ha ofrecido hoy su peor cara. Sólo ha habido un momento para la esperanza, cuando los índices estadounidenses han abierto con caídas inferiores al 1% y las bolsas europeas han recuperando alrededor de la mitad de las fuertes pérdidas de hasta el 4% encajadas en los peores momentos de la sesión.

Pero la reacción no ha podido ser más efímera. En los últimos minutos, el Ibex se ha venido abajo otra vez estrépito y aunque no ha cerrado en los mínimos del día se ha tragado otro recorte del 3,4% en una exhibición de impotencia extraordinario.

Nada ha cambiado en la primera sesión bursátil de la semana. Persiste el pánico a la quiebra de Grecia y su posible salida del euro, en medio de una catarata de declaraciones de distintos responsables económicos que por sus diferentes contenidos sólo alientan la incertidumbre.

El escenario ha estado marcado por la tremenda debilidad del euro frente al dólar y por el durísimo castigo que ha sufrido la banca francesa por el peso de la deuda griega en sus carteras y por los rumores de una posible rebaja del rating por parte de Moody’s. BNP se ha derrumbado un 12,35%, más que Société Générale y Credit Agricole, ambos con una caída del 10%. La banca germana también ha sufrido: Commerzbank y Deutsche Bank han perdido un 8,3% y un 7,3%, respectivamente.

Más madera para unos mercados en los que los inversores entonan el sálvese quien pueda. La presión en Alemania para que Grecia abandone la zona euro, la respuesta helena improvisando un impuesto inmobiliario con el que quiere sacarse de la manga 2.000 millones y evitar el desastre inmediato y los ecos de la dimisión del germano Stark en el BCE siguen pesando lo suyo en unos mercados muy deprimidos.

Las tensiones se amplían a los mercados de deuda y la prima de riesgo española roza ya los 360 puntos básicos. La rentabilidad del bono alcanza ya el 5,34% mientras la del bono alemán cae hasta mínimos históricos en el 1,73% en una demostración de que el dinero tiene mucho miedo y busca el refugio de la máxima calidad.

De vuelta a las bolsas, el sector bancario es de nuevo el gran damnificado de la nueva oleada de ventas. BBVA y Santander lideran los descensos con caídas en torno al 5%. Entre los grandes valores, Telefónica e Iberdrola han sufrido pérdidas superiores a las del selectivo. Pero la peor parte ha sido para Mediaset y Sacyr, con caídas superiores al 50%.

Las pérdidas se han reducido en todo el Viejo Continente. París ha cerrado con una caída del 3,6% lastrado por su sector bancario, Londres y Francfort han cedido algo menos del 2%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad