El batacazo industrial descuelga a Galicia de la recuperación española

stop

Afundación pronostica en su informe sobre la situación de la economía gallega un comportamiento similar para este ejercicio

Presentación del informe sobre la situación de la economía galega en Afundación

en A Coruña, 23 de julio de 2015 (19:34 CET)

En 2014 la economía gallega registró tasas positivas de crecimiento del PIB pro primera vez en cuatro años. No obstante, este tímido avance -del 0,4 según el IGE y del 0,5 según el INE- no fue tan significativo como el despunte de la economía española, que creció un 1,4%. Esto se debe en gran medida al 'pinchazo' de las industrias gallegas en materia de exportaciones de bienes y servicios, aunque no hay que quitar valor al mínimo crecimiento de la demanda interna.

El estudio A Economía Galega. Informe 2014 elaborado por Afundación, señala que este comportamiento se ha repetido también en los primeros meses del año. Todo hace apuntar que la economía gallega mejorará su crecimiento en 2015, aunque con menor intensidad que la economía española en su conjunto, lo que provocará que la brecha se acentúe.

Sectores pujantes

La industria es el principal lastre de la economía gallega. A la caída del PIB contribuyó especialmente el comportamiento de la rama material de transporte. También mostró una evolución negativa el refinamiento de crudo y la industria del mueble, aunque la actividad en alimentación y bebidas, en la industria química y en las artes gráficas creció. La agricultura, con el acusado deterioro de los precios percibidos por los agricultores, es otro de los sectores que han influido en la ralentización del crecimiento.

No obstante, el sector pesquero ha visto como aumentaban las capturas de pesca fresca y las descargas de pesca congelada. La construcción, tras tocar fondo, mostró un ligero repunte, al igual que el sector servicios, impulsado por el buen comportamiento del turismo y del sector transportes.

Mercado de trabajo

Al igual que sucede con el PIB, el mercado de trabajo en Galicia no mostró el mismo dinamismo que el en el conjunto del Estado. La caída en las cifras, que cerraron el año en una tasa del 21,7% de paro, se debió principalmente al descenso de la población activa. La ocupación, por su parte, mostro una progresiva desaceleración a lo largo del año, que culminó en el primer trimestre del 2015 con un ligero aumento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad