Ciudadanos pierde cientos de afiliados en Galicia tras el fracaso electoral

stop

Las bajas han sido numerosas en A Coruña y Pontevedra y se suman a los militantes que han dejado de pagar la cuota

Albert Rivera y la candidata de Ciudadanos a la Xunta, Cristina Losada

en A Coruña, 15 de diciembre de 2016 (20:20 CET)

Quedarse fuera del Parlamento sumió a Ciudadanos en un estado de provisionalidad en Galicia, sin grupo político que armar en la Cámara y con la dirección que marcará la nueva etapa del partido por decidir. Esta tarea se abordará el próximo año, cuando se renovarán los cargos de las agrupaciones y del comité territorial, una vez celebrado el congreso a nivel estatal.

La actual letanía de la formación naranja convive con un progresivo descenso de sus afiliados, que es especialmente acusado en A Coruña, aunque también en Pontevedra, las dos provincias que más militantes concentran. 

Salidas por cientos

Del cerca de millar de afiliados que, según el secretario de organización, Fran Hervías, tenía Ciudadanos en Galicia en la antesala de las elecciones, la cifra oficial que traslada el partido actualmente es de 902, con datos actualizados a día 7 de noviembre. Habría perdido, por lo tanto, menos de un centenar.

La fuga es, en realidad más significativa. Fuentes próximas al partido estiman que el número de militantes se sitúa actualmente entre los 500 y 600. En A Coruña habrían salido casi la mitad de los inscritos, en Pontevedra en torno al 30% y en Ourense habrían pasado de medio centenar a unos 30, según las mismas fuentes.

Impagos de la cuota

La diferencia respecto al dato oficial se debe a que buena parte de las salidas no se han producido a través de la baja, un proceso engorroso que se realiza en la zona privada de cada usuario en la web de Ciudadanos. Este espacio de la intranet no es fácilmente accesible y requiere de un código.  

Muchos de los afiliados optaron por dejar de pagar la cuota al partido, que se abona cada dos meses. Tras tres cuotas sin pagar, es automáticamente expulsado, por lo que se espera que el verdadero impacto del naufragio electoral se conozca en el nuevo año. 

Falta de referentes 

El mal resultado electoral ha sido decisivo para el desencanto de la militancia, que llegó muy desgastada a los comicios por la división en la propia organización interna en Galicia y por las polémicas generadas con la dirección estatal. 

Al negativo balance de las urnas se suman otras dos dificultades para el partido. Carece de un referente o portavoz con peso en Galicia. Cristina Losada, que fue candidata independiente de Ciudadanos --no es militante-- ha pasado a un segundo plano al quedarse fuera de O Hórreo. La intención del equipo de Albert Rivera era ofrecerle un encaje dentro de la estructura en Galicia. Tampoco la dirección de Juan José Chouza cuenta con el apoyo claro de las bases.

Por otra parte, la falta de representación institucional dificulta que el mensaje de Ciudadanos trascienda más allá de su propia dinámica interna. Y esta tampoco está cohesionada, por las tensiones que existen entre los miembros del partido.  
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad