Bruselas sale en defensa de España e Italia para frenar la crisis de deuda

stop

ATAQUE AL EURO

Van Rompuy y Zapatero en la Moncloa

03 de agosto de 2011 (18:14 CET)

La Unión Europea ha pasado a la ofensiva este miércoles para atajar de raíz el recrudecimiento de la crisis de deuda que están sufriendo dos de los principales socios del euro: España e Italia. El Gobierno comunitario ha mantenido contactos con los líderes de ambos países, aunque las máximas autoridades de la UE no han suspendido sus vacaciones.

El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, ha hablado con el jefe del Ejecutivo español, José Luís Rodríguez Zapatero, para coordinar respuestas conjuntas que calmen a los mercados. Zapatero ha avanzado --según informan fuentes comunitarias a Economía Digital-- las medidas que se aprobarán en el Consejo de Ministros extraordinario convocado para el 26 de agosto y que afectarán al gasto farmacéutico y otras partidas, así como una modificación del impuesto de sociedades.

El ministro de la Presidencia, Ramón Jauregui, confirmaba la existencia de este nuevo plan en una entrevista con Europa Press. En Moncloa sólo admiten que ambos presidentes comparten la necesidad de que la zona euro aplique “cuanto antes” el plan de ayuda a Grecia y la reforma del mecanismo europeo de apoyo a la eurozona.

Esta conversación se ha producido después del regreso repentino a Madrid de Zapatero, que había iniciados sus vacaciones en Doñana, y de que Bruselas respaldara el martes a España negando que el plan de rescate de nuestra economía siquiera “esté sobre la mesa”. De poco o nada han servido estas declaraciones que no han insuflado ninguna confianza entre los inversores, que huyen de los mercados, particularmente del español, arrastrando al Ibex hasta la barrera de los 9.000 puntos --suelo que rompió por unos minutos este miércoles-- y a la prima de riesgo hasta la sensible zona de los 400 puntos.

Bruselas también se ha puesto en contacto con el ministro italiano de Finanzas, Giulio Tremonti, para analizar la situación en el país. Además para reforzar los contactos comunitarios al máximo nivel, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que el martes ya habló con Zapatero, ha salido en defensa de la moneda única y ha calificado de “injustificado” el acoso de los mercados al euro a través del ataque a las economías española e italiana.

Cabrá esperar para ver si la Unión Europea logra imponer la calma en los mercados europeos durante agosto, mes que tradicionalmente es un caldo de cultivo para la especulación debido al reducido número de operaciones. La primera cita clave será este jueves, cuando España subaste deuda: será la prueba del ocho para la credibilidad de las medidas de contención y la vara de medir de la confianza en España y por lo tanto en la eurozona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad