Bruselas considera normal el sistema de frenado en la zona del accidente

stop

No existen plazos obligatorios para la instalación del ERMTS en los países miembros

26 de julio de 2013 (15:38 CET)

En un tramo sin la seguridad del AVE. El punto donde descarriló el tren Alvia está fuera de los sistemas automatizados de seguridad de la alta velocidad, el sistema ERMTS, que sí está instalado en otras partes del recorrido. Si se confirma el exceso de velocidad como causa final del siniestro, el sistema ERMTS ( (European Rail Traffic Management System: Sistema Europeo de Gestión de Trenes ) podría haberlo impedido. Bloquea automáticamente el tren para ajustarlo a las velocidades permitidas.

Pero el convoy siniestrado transitaba en el momento del accidente por un tramo controlado por el sistema Asfa, el que se utiliza para las vías convencionales, y que solo activa el frenado automático cuando el tren supera los 200 km/h. La Comisión Europea ha considerado este jueves que “no es anormal” que el ERMTS no estuviera instalado en el punto del accidente, a pesar de estar activado en otras partes del trazado. Según fuentes de la Comisión, la combinación entre partes “nacionales y otras europeas” en el mismo recorrido, en referencia a sus sistemas de seguridad, es habitual.

En este sentido, no existen plazos obligatorios para los países miembros a la hora de instalar el dispositivo europeo de seguridad.

Seguridad en Europa

"No hay nada que indique que hay problemas de seguridad en Europa", señaló este viernes portavoz, Joe Hennon. Las cifras demuestran, relató, que "hay menos accidentes ahora", pese a que este mes de julio se hayan sucedido dos accidentes graves, el del miércoles en Santiago y otro en las afueras de París a principios de mes.

Con todo, desde el Ejecutivo comunitario insisten en dar tiempo a las autoridades españolas para investigar las causas de lo sucedido antes de sacar conclusiones sobre la seguridad de las vías y reflexionar sobre la conveniencia o no de reforzar las exigencias a escala europea.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad