Baltasar Garzón se forra como abogado

stop

09 de abril de 2015 (20:37 CET)

El ex magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón Real está que echa las muelas contra el diario ABC porque le ha relacionado con un jerarca venezolano que habría lavado fondos en la Banca Privada d'Andorra (BPA). El antaño juez estrella anuncia que demandará por difamación al diario y éste sostiene que la información es cierta de la cruz a la raya.

A comienzos de 2012, el Tribunal Supremo condenó a Garzón a once años de inhabilitación, por un delito de prevaricación, cometido al ordenar que se grabaran las conversaciones que los cabecillas de la trama Gürtel mantenían con sus abogados en los locutorios de la cárcel. En virtud de tal condena, Garzón podría retornar a la justicia en 2023, cuando tendrá 67 años.

La expulsión de la carrera judicial supuso el mayor sinsabor de su vida, sobre todo porque le apartó de los focos mediáticos que con tanto primor cultivaba. Pero no hay mal que por bien no venga. Lo cierto es que su paso al campo privado le está deparando muchas alegrías crematísticas. Al poco de publicarse el fallo, fundó en junio de 2012 su propio bufete, situado en la calle Castelló de Madrid, con un capital de 3.000 euros.

Uno de cada tres euros, a ganancias

En sólo seis meses, los que van de julio a diciembre de ese año, su despacho facturó 185.000 euros y ganó 92.000 euros etos. El año siguiente, ya con un ejercicio completo de doce meses, Garzón se forró literalmente. Sus minutas de honorarios le reportaron unos ingresos de 2,5 millones de euros. El beneficio antes de impuestos ascendió como un cohete hasta 1,1 millones de euros. Pagó 257.000 euros por impuesto de sociedades y le quedó un beneficio líquido de 859.000 euros.

En resumen, de cada tres euros que ingresaron en su despacho, uno fue directamente a ganancias. Dado que en ese ejercicio y medio no distribuyó dividendos, el bufete acumula unos fondos propios de casi un millón de euros. Garzón es el dueño del 100% de las acciones. Su batalladora hija María Garzón Molina ejerce de apoderada.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad