A la rica horchata!

stop

Món Orxata recupera los tradicionales carritos repartidores de horchata fresca, y lanza los Orxata Coffee Shop

Andoni Monforte y Yolanda Morán, fundadores de Món Orxata

06 de junio de 2011 (11:43 CET)

En 2003 crearon la empresa, un año después impulsaron la primera chufa ecológica, y en 2005 recibieron el galardón Empresa Joven, de la Fundación Bancaja. Luego llegó el premio al mejor producto ecológico, en la Feria Biocultura de Madrid y Barcelona. Y más recientemente el de Alimentos de España, del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural, por innovar con un producto tradicional, y generar empleo. Desde entonces no han parado de avanzar, crear y crecer.

Món Orxata, que tiene sus instalaciones en Alboraya, una localidad muy próxima a Valencia, ha puesto en marcha este año unos locales denominados Orxata Coffee Shop, donde se venden todos los productos que la compañía comercializa con la chufa ecológica que cultivan. "Todo es posible con la chufa que los antiguos egipcios ya usaban como remedio natural", dice Yolanda Morán. Aceite cosmético de chufa, naranja y lavanda; de hinojo, menta y romero; o frutos secos. Jabón hidratantante de horchata; exfoliante de chufa; de horchata y chocolate.

En su busqueda de la innovación han ideado el jabón esponja de poro marino hecho de chufa y horchata, con esencias naturales de canela, azahar y pomelo. También cuentan con aceites que son una auténtica delicatessen gastronómica elaborados por el cocinero con una estrella Michelín, Josep Quintana. De chufa con alcachofa de Benicarlo e hinojo; de tomate seco, ajo y hierbas del mediterráneo. El paté, la miel, las valencianas, y el turrón, son productos que se han ido incorporando poco a poco. Pero la reina sigue siendo la horchata natural con Denominación de Origen que se vende en los carritos ambulantes, y los nuevos establecimientos. La estación del AVE Joaquín Sorolla cuenta con Orxata Coffe Shop.

La idea de vender horchata artesanal en carritos de venta ambulante proviene de una tradición de principios del siglo XX, extinguida tras industrialización de los años 50 y 60. Los horchateros de los pueblos de la huerta se acercaban cada día a Valencia con carritos tirados por burros a vender horchata fresca, chufa y agua de cebada. “Hemos recuperado esta tradición y nuestros carritos enfrían la horchata como hace 100 años, con hielo, por lo que no necesitamos consumir energía ni emitir gases para enfriarla”, comenta Yolanda Morán.


Horchata fresca cada mañana

Recuperar la posición histórica, agrícola, gastronómica, comercial y turística que le corresponde a la chufa y a la horchata es el objetivo de esta compañía. “Entendemos que le corresponde como producto estrella de nuestra huerta, dando a conocer las tradiciones culturales sobre las que se sustenta, así como sus destacados beneficios nutricionales”, señala Morán.

La empresa tiene acuerdos con agricultores tradicionales, agricultores ecológicos, y chuferos artesanos, a los que compra la cosecha. Cada mañana elabora la horchata siguiendo métodos tradicionales de moler la chufa, y tamizar el jugo obtenido. “Sabe a huerta milenaria, y tiene unas propiedades nutricionales y medicinales de la que carecen las horchatas industriales”, agrega su fundadora mientras muestra los campos de chufa.

La compañía tiene unas normas muy claras que expresan su cariño por el producto que elaboran. “No vendemos a terceros, nuestra horchata natural sólo se comercializa en los carritos Món Orxata, en los locales Orxata Coffee Shop, en el Museo de la Chufa y la Horchata de Alboraia, o a través de su tienda on line”, afirma Morán. La razón es el control de su calidad motivado por la rápida caducidad de la horchata. De los carritos, famosos en las calles del Turia, se encargan 40 mujeres, mayores de 45 años. “Son nuestra imagen. Hemos recuperado el trato humano y cercano de los mercados populares de toda la vida”, destaca Morán.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad