Mitos imposibles de ignorar aunque Telefónica quisiera

stop

Victor Suárez

06 de septiembre de 2012 (12:47 CET)

José María Álvarez-Pallete, desde hace un año consejero delegado de Telefónica Europa, impulsor de los programas Wayra, Talentus y Thing Big, maratonista, adicto a los dispositivos móviles y el más prolijo en Twitter de todos los directivos de la corporación, tomó esta semana la palestra del XXVI Encuentro de Telecomunicaciones en la UIMP de Santander, para indicar los mejores caminos que debería adoptar España ante la crisis que le agobia. "Para volver a estar en el epicentro del mundo que viene, tenemos que aumentar la apuesta por la innovación, la tecnología, el emprendimiento", dijo.

Para lograrlo, Álvarez-Pallete considera necesario que España debe deshacerse de algunos mitos. Apunta: No es cierto que España tenga ahora una productividad más baja que los demás países europeos, todo lo contrario. No es cierto que la economía española y sus empresas están poco internacionalizadas, todo lo contrario. No es cierto que en España no exista espíritu emprendedor, la OCDE percibe lo contrario. Con una ventaja adicional: España es un país adicto a las nuevas tecnologías. Es el país de Europa dónde mayor porcentaje de usuarios ha accedido a Internet a través de un smartphone en el último año, por delante de países como Reino Unido, Alemania o Finlandia.

Índice Mundial Web

24 horas después de la ponencia de Álvarez-Pallete en Santander, Sir Tim Berners-Lee, creador de la web y mentor de la World Wide Web Foundation, reveló en Londres los resultados del primer Índice Mundial Web, que estudió el impacto de Internet en 61 países (desarrollados y en desarrollo).

El estudio concluye que España se encuentra en el puesto número 18 de la muestra mundial (debajo de Portugal y por encima de Chile) y en el puesto 11 entre los países europeos, flanqueado por Portugal e Italia.

¿Qué mide el Índice Web? Google dispuso de un millón de dólares para financiar el trabajo de investigación, que resultó en la primera aproximación multi-dimensional sobre el crecimiento de la web y su utilidad e influencia en las personas y los países, mediante la incorporación de indicadores que evalúan el impacto político, económico y social de la Web, así como indicadores de conectividad e infraestructura.

Las tres grandes áreas de análisis fueron:

1.- Preparación Web: Análisis de la calidad y alcance de la infraestructura de comunicaciones (que facilitan la conectividad a la red) y de la infraestructura institucional (políticas que regulan el acceso a la Web y habilidades y niveles educativos que permitan a todos los beneficios de la Web).

2.- Uso de Internet: Análisis del uso de Internet (por ejemplo, el porcentaje de usuarios) y el contenido a disposición de esos usuarios.

3.- El impacto de la Web: Utilización de indicadores sociales, económicos y políticos para evaluar el impacto de la Web en esas tres dimensiones. Incluye influencia de las redes sociales, el uso de Internet en los negocios y la e-participación.
Internet como catapulta

La riqueza de las naciones, medida según el producto interno bruto per cápita, no siempre es el mejor indicador de bienestar y garante de mejor posición en la sociedad del conocimiento. Catar, por ejemplo, es el país más rico del mundo (umos 71,317 euros de renta anual por habitante), sin embargo se encuentra en el puesto 21 del Índice Web. Suecia, en el puesto siete en PIB mundial, lidera la clasificación iWeb. España, que se encuentra en el puesto 16 en PIB, con un ingreso per cápita de 25.909 euros, ocupa el puesto 18 en el iWeb. El vecino Portugal, con una renta por habitante 22.3% menor que la de España, le supera en el Indice Web.

Seis de los 10 primeros países que mejor uso hacen de las tecnologías y cuyo marco político-social impulsa su productividad y competitividad, son europeos.

Fuera de la lista de los punteros en el ranking mundial y regional, España presenta, en todos los ámbitos de estudio, resultados que, en lugar de abatir, refuerzan los mitos que Álvarez-Pallete señala como falsos.

Por ejemplo, en infraestructura de comunicaciones, en la cual el jugador principal es Telefónica, España se encuentra en el puesto 19 mundial, ocho puntos por debajo de su clasificación en Europa. En infraestructura institucional, en la que el lobby de Telefónica es cuasi determinante en las políticas públicas, está en el puesto 13. Y así, sucesivamente. En uso de la web, está en el 17. En contenido web, en el 14. En impacto social, en el 25. En impacto económico, en el 20. En impacto político, en el 14.

Los mitos, entonces, parecen certezas imperecederas. Ninguno de los resultados del iWeb para España, iguala o supera el puesto 11 que se ha reservado con respecto al resto de Europa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad