Crecimiento cero: la mejor perspectiva de Telefónica

stop

Victor Suárez

26 de julio de 2012 (19:45 CET)

Colocados en un inmenso tablero luminoso, al estilo de los Juegos Olímpicos que se inician en Londres, los resultados operativos y financieros de Telefónica en España estarían reflejados en la casi totalidad de sus renglones por un parpadeo intermitente que significa negativo, con advertencias de peligro inminente. Las cuentas para el segundo trimestre del año son en extremo críticas, como "extremadamente difícil" e "inestable" ha sido calificado por la misma empresa el entorno económico del país y de Europa, lo que la ha obligado a adoptar "medidas definitivas para mitigar contundentemente posibles riesgos". Esto es, cancelar, como un paso excepcional y puntual, el dividendo y la recompra de acciones correspondientes a 2012, además de reducir las remuneraciones a sus directivos entre el 20% y el 30%, entre otras medidas tendentes a aminorar el gasto y el peso de la deuda.

Los resultados financieros del segundo trimestre, comparados con el año anterior, muestran que el único ámbito de ganancia de Telefónica ocurrió en la venta de terminales, que crecieron en un 2,6% (a pesar de la eliminación de las ayudas). El resto ha sido pérdidas o descensos significativos.

Los resultados operativos reflejan igualmente descensos generales, excepto un 1% de incremento en el número de nuevos suscriptores a su plataforma de televisión de pago (que no es su negocio medular).

España, que desde inicios de este año ha dejado de ser una unidad independiente para Telefónica y ahora forma parte de la unidad Europa, ha contribuido en porción preponderante a la caída del 34% de los ingresos netos que la multinacional ha acusado en el semestre.

El ingreso total en el segundo trimestre ha descendido un 12,7% (de 4.375 millones de euros a 3.821 millones). La facturación en el negocio móvil descendió un 15,3% y la del servicio fijo cayó un 10,8%. El ingreso antes de amortizaciones (Ebitda) ha descendido el 13,7%, mientras que la inversión en el país cayó el 16,5%.

Los clientes finales, cayeron un 9%, han rechazado las ofertas de Telefónica. Los accesos en telefonía fija cayeron el 6,1% y en banda ancha fija el 1%. Los accesos en móviles bajaron el 12,5%.

El panorama de Europa en su conjunto es semejante al de España, sólo que los descensos y los porcentajes han sido menos importantes.

Incierta contención latina

Una vez más, el comportamiento del mercado latinoamericano ha servido a Telefónica como gran amortiguador de los efectos del derrumbe en el trimestre. "El sólido crecimiento de los ingresos en Latinoamérica ( 7,0% interanual) compensa los menores ingresos en Europa (-6,1%)", señala la corporación.

Pero no todo es de color de rosa al otro lado del Atlántico. Entre enero y junio el ingreso operativo regional ha caído en 4,6%. Brasil, responsable de una cuarta parte de los ingresos de la corporación, sufrió una merma en sus beneficios del 10,4% en el segundo trimestre. El resultado neto ha descendido en el 5,6% y las ventas lo hicieron en el 0,2%. La mina se estanca.

Según algunos bancos de inversión que observan de cerca la ruta de Telefónica en América Latina, el ritmo de crecimiento de los ingresos de sus 15 filiales pasaría del 12% en 2011 al 2,7% en 2013 (Bernstein). Analistas del Banco Sabadell estiman que los márgenes de beneficios en Brasil podrían caer a niveles de 2004 y que los ingresos apenas crecerían un  3,4% en 2013.

Al contrario de lo que está ocurriendo, César Alierta, presidente de Telefónica, advierte que el crecimiento de los ingresos en 2012 sería de más o menos CERO por ciento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad