Un tribunal anula un contrato de preferentes de Caixa Galicia porque es incapaz de entenderlo

stop

La Audiencia Provincial de Murcia admite que, una vez estudiado el documento, incluso la sala tiene dudas "sobre qué se contrata, su naturaleza, garantía y riesgos"

Protesta de preferentistas de NCG

en A Coruña, 30 de diciembre de 2015 (03:07 CET)

Lo peor de la macro estafa de las participaciones preferentes parece haber pasado, pero numerosos procesos siguen coleando en los tribunales años después del canje por acciones y del final del arbitraje. Uno de ellos se falló el pasado 10 de noviembre en la Audiencia Provincial de Murcia en contra de NCG Banco, la entidad que compró Banesco y transformó en Abanca, obligada ahora a recurrir o a devolver a un preferentista algo más de 12.000 euros, además de abonar las costas del proceso.

La sentencia, que rechaza un recurso presentado por el banco contra el fallo condenatorio de un juzgado de primera instancia, tiene dos aspectos relevantes. El primero, que la propia Audiencia Provincial reconoce no llegar a comprender totalmente el contrato de suscripción de preferentes que Caixa Galicia colocó en 2009 a un particular.

"Ha de indicarse también que, este Tribunal, con una evidente mayor experiencia en el examen e interpretación de contratos que el demandante en este pleito, después de examinar los documentos aportados sobre las participaciones preferentes y la situación de la emisora, tiene dudas sobre qué se contrata, su naturaleza, garantías y riesgos, por lo que esa ausencia de explicación suficiente, incide aún más en particulares", dice la sentencia.

Documentos sin firma

Los magistrados consideran, por tanto, que la caja gallega no ofreció al cliente "información objetiva, precisa y completa sobre qué era lo que estaba adquiriendo, sus riesgos y características y sobre la real situación económico financiera de la entidad emisora que las garantizaba", e incluso reprocha a la extinta entidad que parte de los documentos están sin firmar.

"Y es que en modo alguno se ha acreditado por la entidad financiera, que es quien debía probar este punto, que haya dado al particular que contrató las preferentes la información necesaria y obligatoria que le exigía la legislación para saber qué clase de activo suscribía , estando muchos documentos incluso sin firmar y siendo el propio nombre del mismo confuso y ambiguo", induciendo a error sobre los "riesgos, garantías, rentabilidad y liquidez", insiste el tribunal.

[Consulte la sentencia completa]

Ficción de beneficios en Caixa Galicia

En la argumentación de la Audiencia Provincial hay un segundo aspecto llamativo. La condena de la Audiencia Nacional a los altos directivos de Novacaixagalicia por las indemnizaciones millonarias que se embolsaron a su salida de la entidad es una de las justificaciones de los magistrados para anular el contrato de preferentes.

En aquella sentencia se explicitaba que "como consecuencia de la situación económica y financiera que atravesaba Caixa Galicia , que estaba en situación de insolvencia , y Caixanova, cuya situación era no tan grave como la de Caixa Galicia, pero tenía serios problemas de viabilidad, a finales de 2009 , ambas cajas iniciaron contactos para llevar a cabo un proceso de integración mediante la fusión".

Por ello, entiende el tribunal, el cliente desconocía la situación real de la caja, que en la documentación entregada presumía de unos beneficios de más de 57 millones en los seis primeros meses del año. En este caso particular, las preferentes se adquirieron en septiembre de 2009.

"No es creíble que una persona contrate ese producto (que solo estaba garantizado por la solvencia de la caja de ahorros) con una entidad en una económica situación tan mala (insolvente según la sentencia de la Audiencia Nacional), si fuera conocedora de la misma. Y de esta situación de insolvencia, nadie le informó, sino que se le facilitó documentación que refleja lo contrario", zanja la Audiencia Provincial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad