Un sindicato denuncia que NGB hace contratos eventuales en medio de un ERE

stop

Desde la CIG dicen que si esto pasa es porque el expediente no era necesario. La entidad asegura que solo son contrataciones puntuales para cubrir ciertos desajustes. 

Oficina de NGB

19 de abril de 2012 (21:59 CET)

Novagalicia Banco inició el pasado lunes el período para acogerse a la segunda fase del plan de recortes para dar salida de la entidad a un total de 700 trabajadores, una vez cerrado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) pactado el pasado verano y previsto para 350 trabajadores. Ahora, les toca salir a otros tantos. El sindicato CIG critica que, a pesar de que la entidad que presidente José María Castellano está inmersa en este proceso de ajuste de empleados, se están produciendo “contrataciones eventuales”.

“No nos parece de recibo que con un tercer ERE en marcha --el primero se hizo como Novacaixagalicia-- estemos contratando a personal de refuerzo temporal”, explica el representante de CIG-Banca, Clodomiro Montero. “Esto no es más que un ejemplo de que el Expediente de Regulación de Empleo no era necesario”, asegura, a la vez que indica que comenzarán a investigar ante la falta de datos sobre las contrataciones que les aportan en la entidad.

Casos puntuales ante la reubicación

Por su parte, Novagalicia manifiesta que las contrataciones que se están llevando a cabo son puntuales. “Con el objetivo de garantizar la calidad del servicio y la atención a nuestros clientes, se ha realizado un pequeño número de contratos eventuales por un corto período de tiempo para cubrir ciertos desajustes que se han originado entre la salida de los trabajadores que han dejado la entidad a mediados de este mes, y la puesta en marcha del nuevo plan de reestructuración que contempla la reubicación de trabajadores de servicios centrales en las oficinas”, explican.

“Se trata de una medida eventual con fecha de caducidad. El pacto laboral se aprobó a finales del pasado mes de marzo con el apoyo del 81,5% de la representación sindical y ha sido calificado como modélico en diferentes medios y foros especializados”, añaden desde el banco.

Desde CCOO, su representante, Luis Mariño, explica que, efectivamente, las contrataciones temporales que se están haciendo son breves y para ajustar la plantilla. Defiende que no existe la intención de que la gente que entra temporalmente en el puesto de alguien que se acogió al ERE se quede. Aún así, concede que “esas contrataciones no quedan muy bien”.

Subcontratas de servicios

Las explicaciones de la empresa sobre las características puntuales de estas contrataciones no acaban de convencer a la CIG, que las rechaza. “No es cierto que esto sea una situación temporal. Con el Ere dos aún puesto en marcha había 250 personas contratadas de forma eventual que luego se fueron a la calle porque eso el tema se trató en la negociación del tercer ERE. Lo único que decimos es que la creencia de que sobraba gente no era cierta”, reivindica Montero.

“En los servicios centrales también se están deshaciendo de trabajadores que son considerados caros y se están subcontratando servicios y reduciendo la jornada”, añade. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad