Un juzgado anula un contrato de 'swaps' de Caixa Galicia que colocó como un seguro gratuito

stop

El acuerdo de cobertura hipotecaria generó a una pareja unas pérdidas de 16.000 euros, que ahora la entidad debe reembolsar

José Luis Méndez ante varios periodistas | EFE

17 de julio de 2014 (23:43 CET)

Los swaps, las otras preferentes colocadas en el mercado de forma mayoritaria por Caixa Galicia, acumulan sentencias en contra debido a su mala comercialización. La última ha tenido lugar en un juzgado de Madrid que ha declarado nulo un contrato de cobertura de tipos que se firmó en la misma notaría y en el mismo momento en el que una pareja selló un préstamo hipotecario con la antigua caja de José Luis Méndez.

La sentencia declara nulo el contrato y obliga a NCG (ahora Abanca), como heredera de Caixa Galicia, a reembolsar a la pareja afectada los más de 16.000 euros que perdió como consecuencia del contrato de swap. También tendrá que asumir las costas procesales.

La 'hipoteca tranquila'

Los swaps o contratos de cobertura sobre hipotecas son un derivado financiero que, en su momento, fue muy comercializado por la antigua caja del norte. Mediante numerosas campañas se ofrecía como si fuese una suerte de seguro contra futuras subidas del Euríbor o del tipo de interés establecido en el préstamo. Sin embargo, la llamada hipoteca tranquila, atrapó a miles de clientes.

Al encontrarse con tipos de interés en mínimos históricos, los contratos generaron graves perjuicios económicos a los usuarios que los contrataron, que tuvieron que desembolsar elevados importes en forma de liquidaciones negativas.

Las particularidades del caso

El caso de este matrimonio madrileño, él técnico de mantenimiento y ella auxiliar de enfermería, tiene además sus particularidades. En 2008, Caixa Galicia le concedió un préstamo por el 100% del piso a un 4,5% los primeros meses, para luego imponer un interés del Euríbor 0,5%. Se estableció un suelo del 3,25% y un techo del 9,75%.

Sin embargo, según el despacho de abogados Navas&Cusí, cuando la pareja acudió a la notaría a firmar el préstamo, una comercial de la caja les pidió que también firmasen otro contrato de cobertura de tipos. “Lo colocó como un seguro gratuito para no preocuparse de la subida de los tipos de interés”, explican. Según el fallo del juez, las explicaciones dadas por la trabajadora “impidieron el conocimiento cierto de las características del producto”. Novagalicia sostuvo en el juicio que “la interpretación del contrato de cobertura de tipos como seguro gratuito era inasumible”.

La sentencia considera que el consentimiento “no fue libre u voluntario” puesto que les explicaron que, si no firmaban el contrato de swap, no les podrían conceder la hipoteca. Además, el juez comprende que, como en el caso de muchas sentencias de preferentes, Caixa Galicia "no valoró el conocimiento ni la idoneidad" de los clientes ante un producto tan complejo como este.

Demanda colectiva

Cuando los clientes empezaron a sufrir las liquidaciones negativas del contrato, pasado un año de su firma, pidieron darlo de baja. Un trámite por el que la entidad les exigió 15.000 euros.

El pasado abril, la Audiencia Provincial de A Coruña aceptó la demanda colectiva de la asociación Adicae y de otros 1.500 afectados contra la entonces Novagalicia por la venta “engañosa” del producto hipoteca tranquila que comercializó la antigua caja.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad