Un artefacto explosivo destroza un cajero de NCG en Beade

stop

La oficina viguesa sufrió importantes daños por la explosión, que no afectó a ninguna persona

Estado de la oficina de NCG en Beade tras la explosión | E.P.

13 de agosto de 2013 (14:14 CET)

Un artefacto colocado en el exterior de un cajero de Novagalicia en Beade (Vigo) estalló esta madrugada, en torno a las 4.00 horas, causando importantes daños materiales en las instalaciones, aunque sin afectar a ninguna persona más allá del ruido de la explosión.

En principio, podría descartarse la posibilidad del robo, pues en la entidad no han echado en falta ningún efecto, si bien, por el momento, la Policía mantiene abiertas todas las líneas de investigación. En todo caso, fuentes de las fuerzas de seguridad explican que, por el momento, no ha sido reivindicada la autoría de los hechos.

Susto en el vecindario


Vecinos de la parroquia aseguraron escuchar un gran ruido sobre las 4.00 horas, ruido que en algunos casos les despertó. De hecho, Una mujer que vive cerca de la oficina bancaria, que está ubicada en un inmueble independiente, pero que tiene próximas viviendas, explicó que sobre las 4.15 horas escuchó un fuerte estruendo, el cual incluso hizo que su nieta "saltara de la cama".

"Pensé que había explotado la caldera de casa", aseguró la mujer, quien explicó que posteriormente pudo comprobar que la detonación provenía de la sucursal, ubicada en la Estrada de Coutada.

Según indicó, al poco tiempo llegó la Policía Nacional, a la que dio aviso una vecina que vive al lado del inmueble donde se ubica la oficina, y que los agentes pidieron a esa mujer que no se aproximase al lugar de los hechos. Asimismo, explicó que hubo una gran onda expansiva, pues la puerta de las instalaciones bancarias apareció "en medio de la calzada", aunque no ha habido otras propiedades dañadas.

Daños

También hubo clientes de la oficina de Beade que no se enteraron de lo que había ocurrido y que en la mañana de este martes han acudido para realizar sus gestiones. Sin embargo, a su llegada se encontraron con una oficina que no estaba operativa al haber cuantiosos daños, especialmente en la zona del cajero.

Cristales rotos, el falso techo de la zona del cajero caído, grietas y la propia máquina afectada son parte de los desperfectos causados en la sucursal bancaria. También se han desprendido losetas del exterior y han estallado las ventanas del piso superior de la oficina.

Hasta el lugar se trasladaron efectivos de la Policía Nacional, Policía Científica y Tedax. Recogieron diversas pruebas en la zona para proceder a su análisis y, entre otras cosas, conocer el material del que estaba compuesto el artefacto explosivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad