Toda la banca pagará la pérdida de 2.500 millones por la venta de la CAM

stop

PRÓXIMA ADJUDICACIÓN

Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO) en la sede del Banco de España

02 de diciembre de 2011 (19:43 CET)

La venta de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) generará importantes pérdidas al Estado por el desplome del valor de la caja pese a los 2.800 millones inyectados a la entidad en julio. Esta minusvalía, que puede rondar los 2.500 millones en función del precio final ofrecido por el Banc Sabadell, será asumida por toda la banca a través de las nuevas aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos aprobadas este viernes por el Consejo de Ministros.

El Gobierno evita que ese quebranto engorde el déficit público y trunque el objetivo de alcanzar una ratio del 6% del PIB este año y del 4,4% el próximo.

La venta de la CAM se ha retrasado hasta la semana que viene entre otras razones porque el Gobierno ha tenido que dejar resuelto el problema contable que genera la venta de las acciones al futuro comprador, casi con toda probabilidad el Banc Sabadell.

Y el problema consiste en una pérdida de unos 2.500 millones de euros, que es la diferencia entre el precio que puede llegar a ofrecer la entidad catalana por el capital de la CAM y los 2.800 millones inyectados por el Frob en esta caja el pasado mes de julio para reflotarla, según fuentes cercanas al organismo supervisor.

Esa aportación del Frob computa ahora como deuda pública pero en el momento en que se vendan las acciones se generará una minusvalía para ese fondo. Esa pérdida consolida como déficit público, una partida mirada con lupa por Bruselas y que el Gobierno en funciones y el PP quieren dejar sí o sí en el 6% este año y en el 4% el próximo.

Pérdidas de ahora y futuras

Para afrontar este oneroso coste y otros que pudieran venir, el Gobierno decidió unificar los tres fondos de garantía de depósitos que existían en España poco después del verano. Ahora, con la oferta del Sabadell y las cuentas de la CAM del tercer y el cuarto trimestre en la mano, el ejecutivo ha hecho los cálculos para apuntalar el fondo y poder acometer la venta de la caja alicantina sin comprometer las otras funciones del fondo.

De hecho este viernes la ministra de Economía anunciaba que a partir del próximo año las aportaciones de bancos, cajas y cooperativas será del tres por mil de su depósitos, frente al dos por mil de ahora. De esta forma, los ingresos del Fondo deberían incrementarse en unos 1.600 millones anuales.

El Fondo garantiza los depósitos hasta un límite de 100.000 euros por cuenta. Actualmente, está dotado con un total de unos 6.600 millones.

Las pérdidas derivadas de los activos tóxicos de la CAM estarán cubiertas, en su mayoría, por el Frob y se irán contabilizando según vaya aflorando ese crédito incobrable a lo largo de varios años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad