Sobredosis de salidas a bolsa: ¿Hay sitio para todas?

stop

OPV

23 de mayo de 2011 (19:38 CET)

Atento, Dia, Bankia, CaixaBank y Banca Cívica quieren empezar a cotizar en las seis próximas semanas. Se trata de una avalancha sin precedentes en la bolsa española que hade dudar a los expertos.

Jamás en la historia de la bolsa española se ha producido una concentración de empresas que quieren salir a bolsa en las mismas fechas como ahora. Si todos los planes salen adelante, el parquet español dará la bienvenida a cinco nuevas empresas cotizadas en las dos primeras semanas de julio. Se van a vender a acciones por valor de entre 6.000 y 8.000 millones de euros.

El número de empresas que quieren debutar en apenas seis semanas no tiene precedentes, ni tampoco el hecho de que vayan a coincidir tres compañías del mismo sector, el financiero. Bankia quiere colocar hasta 4.000 millones de euros, cifra que en el caso de Banca Cívica se reduce a 1.000 millones. Mucho dinero para competir por los mismos inversores. A ambas cajas les queda el consuelo de que la colocación en bolsa de Caixabank, que engloba el negocio financiero de La Caixa, es un listing –cotizará a través de lo que hoy es Criteria- y no exige venta alguna de títulos.

No obstante, el grupo que preside Isidro Fainé compite a través de los bonos convertibles en acciones que está vendiendo desde ayer por importe de 1.500 millones de euros. Será un buen test de cómo está el apetito inversor por el papel de las cajas de ahorros nacidas de la mayor reestructuración que haya sufrido el sector en toda su historia.

Para las cajas es una prueba de fuego. De hecho, en los diez últimos años las entidades financieras apenas han colocado papel a través de salidas a bolsa. Hay una excepción que puede calificarse de anécdota: la colocación en bolsa de las cuotas participativas de la CAM en julio de 2008 por valor de 282 millones de euros. Otra cosa son las ampliaciones de capital a través de las cuales se ha financiado el sector bancario español a manos llenas en los últimos años.

¿Habrá dinero para todos? “No me preocupa el número de salidas a bolsa porque hay mucha liquidez. Sin embargo, si me preocupa las colocaciones de las cajas. Podrán hacerlo bien colocando en sus redes, pero lo van a tener mucho más difícil con los inversores institucionales, que les van a pedir un grado de transparencia enorme que las entidades van a tener difícil ofrecer”, asegura Jaume Puig, de Gaesco.

La otra gran cuestión es el momento. Un bróker que prefiere permanecer en el anonimato asegura que “lo que llamamos riesgo periférico ha invadido la bolsa. Desde luego que 250 básicos de prima de riesgo –ayer se situó en 248 puntos básicos y por momentos superó los 260- no es la cifra ideal para sacar cifras a bolsa”.

Sin coincidencias


Que la salida a bolsa de las cajas es una obligación impuesta por el Gobierno para solucionar sus problemas de capital se advierte en el número de empresas de otros sectores que han empezado a cotizar el mismo año. Hay que remontarse al año 2007 encontrar coincidencias, cuando en pleno boom de las energías renovables dieron el salto al mercado Solaria e Iberdrola Renovables.

Ni siquiera se encuentra un fenómeno parecido en el sector inmobiliario, que en pleno boom hasta el pinchazo de la burbuja en 2007 vio llegar al parque a tres empresas, pero con mucho espacio entre unas y otras: Renta Corporación debutó en 2006, Realia en 2007 y San José en 2009.
Las cifras cantan. Si los mercados lo permiten y las colocaciones salen adelante, en sólo seis semanas se consumarían más salidas a bolsa que en los tres años anteriores en los que la crisis económica y financiera e internacional ha marcado a fuego a los mercados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad