El BCE avala que se limite el sueldo de los banqueros. Mario Draghi, presidente del BCE.

La gran banca certifica la salida de la crisis (pero Draghi no se entera)

stop

El Santander, BBVA, Caixabank y el Sabadell ganan más tras reducir lo que destinan a impagos, pero el negocio no crece a causa de los bajos tipos de interés

Barcelona, 29 de abril de 2018 (04:55 CET)

La crisis se ha terminado. La gran banca española lo certifica en sus resultados del primer trimestre: Banco Santander, BBVA, Caixabank y Banc Sabadell han reducido de forma drástica las provisiones. Es decir, el dinero que guardan cada trimestre para insolvencias, situaciones de emergencia y cubrir el deterioro de sus activos. No esperan, por lo tanto, que la situación vaya a peor.

Pero hay alguien que no se ha enterado: Mario Draghi. Para desesperación del sector financiero de la eurozona en pleno, el todavía presidente del Banco Central Europeo (BCE) se resiste con uñas y dientes a subir los tipos de interés, actualmente congelados en el suelo del 0%.

Este jueves, Supermario volvió a dar portazo al tema con malos augurios. Observa un deterioro de la economía, por lo que no hay debate respecto a los tipos: no hay subidas a la vista. Esta política monetaria castiga severamente a la banca, que ya no sabe cómo hacer crecer sus márgenes.

Este jueves, ‘Supermario’ volvió a dar malas noticias a los bancos: ve estancamiento económico… y congela tipos

Los bancos españoles lograron adaptarse a la crisis explotando los ingresos fuera de balance y los productos de más valor añadido. Por ejemplo, la actividad aseguradora de Caixabank ganó presencia en su cuenta de resultados. Pero han llegado a un punto en el que no pueden escalar más en cuanto a comisiones y márgenes.

Si los tipos no suben, no pueden subir los intereses de los créditos e hipotecas. De hecho, se encuentran en una guerra de hipotecas y de créditos al consumo que todavía estruja más sus márgenes. Para las hipotecas, ya la mayoría de bancos recomiendan el tipo fijo: con la incertidumbre de la evolución del Euribor a cinco, diez o 20 años, aprovechan para cobrar ahora más intereses que si la hipoteca fuera variable.

Caixabank, el Santander, BBVA y el Sabadell recortan provisiones

Con esta situación, han llegado las vacas flacas al negocio bancario… aunque no termina reflejándose en el beneficio por la reducción de las provisiones. Puede parecer oportunista: dedico menos a provisionar, así no presento caída de beneficios. Pero las entidades aseguran que estaba previsto. Vamos a ver las cifras del Santander, BBVA, Caixabank y el Sabadell. Y las de Bankia, la excepción.

Bankia fue la excepción: no redujo previsiones. En la imagen, José Sevilla, consejero delegado del banco. EFE

Bankia fue la excepción: no redujo previsiones. EFE

EL SANTANDER es el banco que menos ha reducido las dotaciones para insolvencias. En concreto, el 5%, hasta los 2.282 millones de euros. Eso sí, en el capítulo de “otros resultados y dotaciones” pasa de 707 a 392 millones, un recorte muy importante. El impacto de estos recortes es que el banco que preside Ana Botín pasa de un margen neto cayendo un 2% a ganar casi un 10% más (2.054 millones).

BBVA. Francisco González cuadra los resultados con las provisiones. Todos sus márgenes sufrieron, con una caída del 4% del neto. Por lo que respecta a las provisiones, las redujo de 170 a 99 millones, lo que, conjuntamente con un menor deterioro de los activos financieros, arrojó un resultado un 12% mejor (1.340 millones).

Caixabank redujo las dotaciones, lo que disparó su beneficio de crecer un 40% a un 75%

CAIXABANK no necesitó reducir dotaciones para mejorar resultados, gracias sobre todo a la aportación de BPI, si bien lo que podría haber sido una mejora alrededor del 40% se convirtió en un 75% por la reducción de dotaciones a provisiones: de 370 a 50 millones, un 86% menos.

EL SABADELL es el caso más claro. Su margen antes de provisiones caía el 21%, en buena parte por los sobrecostes de la integración del británico TSB. Pero tras reducir las provisiones para insolvencias a la mitad (245 millones), presentó una mejora del resultado del 33% (259 millones).

BANKIA fue la excepción entre la gran banca, pero tienen una explicación. No se salvó de la caída de los márgenes (-9,3%), pero incrementó las provisiones por las mayores pérdidas por deterioro de activos financieros y los costes de la integración de BMN. Así, su beneficio cayó el 24,5% por los citados factores y por los extraordinarios que recibió en el primer trimestre de 2017 por la venta de Globalvia.

Conservadurismo recompensado

La banca asegura que no hace trampas. Es decir, que no redujo las provisiones para presentar mejoras del beneficio, sino porque estaban previstas. Entonces, ¿cuáles son las causas?

Por un lado, la mejora de la economía, lo que reduce los riesgos de impagos, así como la morosidad. Por otro, todos los bancos están vendiendo sus carteras de adjudicados inmobiliarios, que necesitan provisiones. BBVA, el Santander y Bankia lo tienen encaminado, mientras que el Sabadell y Caixabank todavía tienen camino por delante… aunque están en ello, sobre todo el banco que preside Josep Oliu.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, dice que la entidad practicó el "conservadurismo contable" durante la crisis

Gonzalo Gortázar dice que Caixabank practicó el "conservadurismo contable" durante la crisis. EFE

Pero también tiene que ver con el trabajo hecho durante la crisis, cuando la mayoría de entidades hicieron lo contrario que en este primer trimestre de 2018: sacrificar beneficio por provisiones. Es lo que Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, tildó de “conservadurismo contable”.

Es decir, prepararse para lo peor. Ahora que ha pasado, es hora de recuperarlo para compensar otro conservadurismo, el de Mario Draghi y el BCE.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad