Santander, BBVA, Caixabank... Los grandes ausentes del capital riesgo en Galicia

stop

A pesar de la actividad de Xesgalicia, Unirisco o Vigo Activo, la nula aportación privada lastra el nacimiento de empresas; la financiación de starups es casi inexistente

Economía Digital

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, Francisco González, del BBVA, Isidre Fainé, de CaixaBank, i Josep Oliu, de Banc Sabadell.
Ana Botín, presidenta del Banco Santander, Francisco González, del BBVA, Isidre Fainé, de CaixaBank, i Josep Oliu, de Banc Sabadell.

en A Coruña, 25 de enero de 2016 (04:13 CET)

En el año 2006, José Luis Méndez convertía a GesCaixa Galicia en el principal inversor de capital riesgo en la comunidad, superando por primera vez a la Xunta con 212 millones invertidos. Hoy la sociedad, como le sucedió a las cajas gallegas, está liquidada, al igual que sus dos fondos de referencia, Fondo Social Caixa Galicia y Fondo Invercaixa Galicia.

La caída de GesCaixa ejemplifica la deriva del capital riesgo en la comunidad, con una decente estructura institucional de operadores como Xesgalicia, Unirisco o Vigo Activo; pero sin apenas actividad privada en la materia.

Dificultades para captar inversiones

A esto se suman las serias dificultades para atraer capital foráneo. Galicia apenas capta el 4% de la inversión en España y tocó fondo en 2014, cuando la financiación se quedó en 15,1 millones, más de 12 destinados a la expansión empresarial y apenas nada al florecer de nuevos proyectos.

La última inversión de talla fue la del fondo CVC cuando entró en 2010 en R.

El estudio presentado la pasada semana por el Foro Económico de Galicia, elaborado por los investigadores Luis Otero-González y Luis Ignacio Rodríguez Gil, concluye que "la escasa dimensión o actividad de buena parte de las sociedades de capital riesgo impide que aporten la financiación que necesita el sistema empresarial gallego".

La financiación privada se borra

Existen, al menos, siete sociedades de capital riesgo radicadas en Galicia que, a la postre, son los principales actores ante la escasa atracción de capital foráneo.

Arnela, de Manuel Jove y un capital social de 200 millones; Sodiga, la entidad de la Xunta que funciona más como un salvavidas de empresas que como una lanzadera de proyectos; Xesgalicia, también gestionado por la Consellería de Economía; Vigo Activo, promocionada por el Consorcio Zona Franca; y las dos vinculadas a las universidades, Unirisco y Uninvest.

La última sería Netaccede, que nació como una iniciativa de varios profesionales, entre ellos antiguos altos cargos de la Xunta como el ex director del Igape Diego Diz, con participación de la extinta Caixanova.

¿Y la banca?

El informe llama la atención sobre la escasa participación de las entidades financieras que operan en Galicia, como BBVA, Santander o Caixabank, y pide implicar a sus sociedades dependientes mediante proyectos con operadores gallegos.

Los bancos son especialmente activos a nivel estatal en el sector español de venture capital, al igual que empresas con intereses en Galicia como Repsol. Sin embargo, según los datos recopilados por los investigadores, la comunidad solo captó en 2014 el 0,93% de los fondos invertidos en venture capital en España.

En cuestión de atracción, mandan los de siempre. Madrid y Cataluña acaparan casi el 60% del capital riesgo español.

Triplicar fondos

Para desatascar el grifo del crédito y consolidar el capital riesgo como estímulo para la natalidad de empresas, los investigadores recomiendan engordar la capacidad financiera de Xesgalicia, que si bien ha aumentado en 2014 los activos gestionados hasta los 121,6 millones, ha dado muestras de cansancio, poniendo a cero fondos como Xes-Impulsa Ferrol y Adiante 2000.

También recomienda a Abanca recuperar la liquidada GesCaixa Galicia y triplicar los recursos de Unirisco y Vigo Activo, los operadores que más capacidad están demostrando para seleccionar e impulsar proyectos de éxito.

La última tarea sería la de implicar a actores foráneos, como los mencionados Santander, BBVA y Caixabank junto con "la participación en proyectos con otras entidades españolas o internacionales".

La alternativa: Business Angels

La alternativa al escaso músculo de los actores principales, es un actor secundario que está ganando peso, el Business Angels. Pero también en este caso, Galicia acumula contradicciones.

Ocupa un espacio importante para financiar proyectos con cantidades más modestas pero en fases tempranas, cumpliendo así una necesaria labor de impulso inicial. Es especialmente relevante en la finaciación de starups y, en general, invierten en proyectos vinculados a la tecnología.

Sólo una red da señales de vida

InnoBAN, Business Angels Net-work Galicia, BANG o Uniban son algunas de las redes que operan en Galicia aunque, según detalla el informe, la mayoría careció de actividad en 2014 o apenas tuvo relevancia.

La excepción para aquel ejercicio sería RedInvest, la red de inversores privados del Círculo de Empresarios de Galicia, que en los dos últimos años participó en 13 proyectos por valor de 1,75 millones y a través de 32 inversores.

Una red gallega coordinada

"Si tenemos en cuento que el flujo de proyectos cada vez es mayor, segundo los responsables de sociedades gallegas de capital riesgo, estamos en una situación en la que la falta de fondos puede lastrar el nacimiento de empresas", zanja el informe, que critica que la contribución a starups en Galicia es "prácticamente nula".

"Ni las redes gallegas ni las de fuera de Galicia son una herramienta relevante. Sería deseable que desde el Igape se fomente la creación de la Federación Galega" de Business Angels, insisten los investigadores. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad