Ron logra 2.080 millones para la ampliación de capital del Popular

stop

El presidente de Banco Popular critica con dureza “el torrente regulatorio”

Ron en la junta de accionistas de Banco Popular | EFE

10 de noviembre de 2012 (17:28 CET)

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron, respira tranquilo. Este sábado ha logrado que los accionistas minoritarios aporten 2.080 millones de los 2.500 necesarios para la ampliación de capital en ciernes. Los ahorradores, que controlan el 47% del banco, han respaldado el lanzamiento de nuevos títulos a un valor de 0,4 euros, es decir, con un descuento del 31,7%. El porcentaje es mayor al deseado por Ron.

La operación, sin embargo, le permitirá culminar la ampliación de capital que precisa para cumplir con los decretos de solvencia y evitar el fondo de rescate Frob. Los accionistas de referencia pondrán la cantidad que falta, 420 millones, para alcanzar esas necesidades. La ampliación se regirá por una ecuación de canje de tres nuevas acciones para cada una existente, según ha confirmado el propio Ron.

Valor de libros

La suscripción de los nuevos títulos es preferente. Es decir, los actuales socios del banco tienen prioridad para suscribirlos. Si algún inversor quiere hacerse con algún paquete de acciones, el descuento será del 65%. El precio se basará en el cierre de este viernes (1,11 euros).

A pesar de ello, "después de la ampliación no hay razones para pensar que la acción a medio plazo cotice por debajo de su valor en libros", ha dicho Ron. Durante la junta se han pedido explicaciones por los actuales niveles del banco en bolsa. Fuentes de la entidad aseguran, sin embargo, que la erosión de las últimas semanas está por debajo de los niveles medios de caída para cotizadas que comunican ampliaciones de capital.

Torrente regulatorio

Ron ha aprovechado el pedestal de la junta para criticar el marco que ha conducido al Popular hasta la ampliación debatida este sábado. Los dardos contra el Ministro de Economía, Luis de Guindos (PP), han volado durante toda la mañana. El presidente de Banco Popular cree que el Gobierno ha desencadenado un “torrente regulatorio” sin precedentes. “Hay un exceso de regulación del sistema financiero”, ha dicho a los accionistas.

También se ha mostrado muy disconforme con Oliver Wyman, cuya auditoria cifró los 2.500 millones adicionales que ahora necesita la entidad. "Su metodología es desfavorable para los modelos de negocio orientados a pymes", ha señalado poniendo como ejemplo la entidad que él preside. Banc Sabadell también se basa en este modelo de negocio. Sin embargo, el trabajo de Wyman "es favorable para los modelos de hipotecas de particulares aunque no ganen dinero". En esta situación se encuentra Bankia.

Deshaucios

El encuentro con sus accionistas no ha sido ajeno a los acontecimientos acontecidos tras la muerte en Barakaldo (País Vasco) de Amaia Egaña, que se suicidó antes del deshaucio de su casa. "Si introducimos modificaciones en la regulación al calor de la situación actual que lo que hace es bonificar o premiar el impago, lo que vamos a tener son más dificultades en acceder al crédito para comprar vivienda, lo que producirá una destrucción brutal porque los banco van a financiar cada vez menor porcentaje sobre la tasación", ha dicho ron a los periodistas al término de la asemblea. "Lo que hagamos no puede perjudicar a la inmensa mayoría que paga".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad