Ron corta la cabeza del consejero delegado del Popular para salvar la suya

stop

Pedro Larena sustituirá en septiembre a Francisco Gómez como resultado de la rebelión de los accionistas liderada por Blackrock y Allianz

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron

Madrid, 29 de julio de 2016 (08:52 CET)

La crisis en Banco Popular continúa con un relevo drástico en la cúpula del grupo. El presidente, Ángel Ron, hace frente a la rebelión de los accionistas de peso al respaldar el cese del consejero delegado, Francisco Gómez, y su sustitución por Pedro Larena. Economía Digital avanzó en exclusiva esta madrugada el malestar de Blackrock, Allianz y otros accionistas de peso. La disconformidad con la gestión del banco llegaba a tal extremo, que se había promovido la búsqueda de un nuevo presidente.

Para ello, se sondeó, entro otros, al actual responsable de Sareb, Jaime Echegoyen (él lo niega, según sus portavoces), y al ex consejero delegado de Bankia, Francisco Verdú. Finalmente, se opta por la segunda opción, también puesta sobre la mesa, como avanzó este diario, que aplica únicamente a la sustitución del consejero delegado.

Ron salvará su cabeza a cambio de sacrificar al número dos, pero su capacidad de acción se verá reducida a partir de septiembre. Según el hecho relevante enviado al regulador bursátil, Gómez "ha llegado a un acuerdo de prejubilación". La nota oficial reconoce que "durante su periodo como consejero delegado ha impulsado de manera notable la actividad comercial". Los fondos accionistas del Popular no consideran que el problema del banco esté en su actual negocio.

Los fondos imponen su plan

Tras suscribir la ampliación de capital de 2.500 millones, los propietarios del banco están convencidos de que el mal mayor es la gestión del balance no bancario. Por esta razón, impulsan a partir de hora "una nueva etapa" en la que segregarán el negocio bancario del inmobiliario. Las pérdidas de esta actividad, la del ladrillo, fueron de 483 millones durante el primer semestre.

Por cierto, hasta julio, el Popular sólo logra 94 millones de beneficio. Esta "nueva etapa", durante la que el banco hará diáspora, en una suerte de "banco malo", con su negocio inmobiliario, será confiada a Larena, un viejo conocido en la gestión de banca minorista, que ha desplegado su trayectoria profesional en diversas entidades internacionales. Banesto y Deutsche Bank le tuvieron en nómina. Para el grupo alemán, dirigió a nivel europeo los negocios de banca a particulares.

Gómez, 30 años en el Popular

La función de Larena "será la gestión ordinaria del negocio y tandrá la responsabilidad de ejecutar el plan estratégico presentado tras la ampliación de capital". Ron pierde poderes. Larena es licenciado en derecho por la Universidad Autónoma de Madrid (1982), MBA por IESE (1985) y también trabajó en Caja Madrid y Citibank. Gómez pone punto final a una carrera de 30 años vinculada exclusivamente al Popular.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad