Playa de Silgar, en Sanxenxo

Rebrotes y ‘caso Fuenlabrada’: el roto al turismo gallego, en cifras

El récord de hoteles en venta y la caída histórica del turismo extranjero debilitan a un sector que resistió mejor al Covid-19 que el resto de España

Las nuevas restricciones por los rebrotes de coronavirus han asestado un golpe más al sector turístico y la hostelería, dos de los gremios más castigados por las veleidades de la pandemia. En un año donde el principal objetivo era salvar los muebles y evitar una cascada de cierres y desempleo, Galicia ha aguantado mejor el impacto del Covid-19 que otros destinos españoles.

Sin embargo, la creciente incidencia del virus en toda España amenaza la mejoría en la llegada de viajeros que se había detectado en agosto y pone en peligro septiembre, un mes al que se aferraban los empresarios para intentar hacer acopio de ingresos y aguantar hasta el balón de oxígeno que supone el Año Santo.

Galicia ha contado con varios factores a su favor. Por un lado, la menor dependencia de los visitantes extranjeros, que el año pasado fueron menos del 25% de los viajeros que llegaron a la comunidad. Por otro, la menor incidencia del Covid-19 antes del verano, que ayudó a promocionar Galicia como destino seguro –fue la primera comunidad en salir del estado de alarma-- y atraer al visitante español; por último, el turismo interno de los gallegos, favorecido por una buena climatología.

Los datos oficiales y oficiosos

Pese a la mayor resiliencia, los últimos datos oficiales, correspondientes al mes de junio, muestran el estropicio causado por la pandemia:

Desaparición del turista extranjero: según el INE, llegaron a Galicia 3.136 turistas extranjeros, una caída del 98% respecto al año anterior. Representaron solamente un 5%.

Caen los visitantes y las pernoctaciones, pero menos que en España: llegaron a Galicia 56.875 viajeros, un 87,6% menos. Las pernoctaciones se hundieron un 86,7%, situándose en las 115.952 noches. Pese a todo, el balance es mejor que en la media española, donde la caída de visitantes fue del 92% interanual.

La mitad de los hoteles no abrieron. La oferta hotelera durante el mes de junio se desplomó un 65%, es decir, la mayoría de establecimientos no abrieron debido a las restricciones que se prolongaron hasta la tercera semana de junio.

La mayor resistencia de Galicia: en la comparativa con el conjunto del Estado, Galicia ocupó la quinta posición por número de viajeros y por número de pernoctas. Tiró del carro el viajero español y los propios gallegos, pues los extranjeros solo representaron un 5%. La elevada posición de Galicia se debe a la caída de Baleares y Canarias en el ranking.

Qué pasó en julio y agosto. A falta de datos oficiales, los empresarios del sector sitúan la ocupación en torno a un 50% en julio y un 60% en agosto, cuando el repunte del coronavirus ha provocado nuevas restricciones en todo el territorio español y que países como Alemania sitúen a España como zona de alto riesgo.

Aeropuerto de Alvedro: 286.257 viajeros, un 63% menos.

Aeropuerto de Santiago-Rosalía de Castro: 530.952 viajeros, un 68% menos.

Aeropuerto de Peinador: 182.914, un 69% menos.

A Coruña no sale del túnel

Caso aparte es el de la ciudad de A Coruña, que no consigue ver la luz al final del túnel. Tras el final del estado de alarma se encontró con el partido entre el Deportivo y el Fuenlabrada del 20 de julio, que viajó con varios casos positivos en la plantilla. Al enfado del club herculino siguió el de la alcaldesa, Inés Rey, y el del sector turístico de la ciudad, pues generó una oleada de cancelaciones en hoteles, según afirmó la patronal del sector.

Desde el Consorcio de Turismo de A Coruña aseguran que el partido generó una crisis de reputación en la ciudad que echó por tierra su promoción como destino seguro.

Desde comienzos de agosto, la proliferación de brotes en la ciudad provocaron más restricciones, entre ellas la limitación a los aforos y el cierre del ocio nocturno que acaba de aplicarse al conjunto de España. Los hosteleros llevaron al juzgado, por el momento sin éxito, las medidas aplicadas por la Xunta.

Hoteles en venta

La situación de crisis se ha notado especialmente en el número de establecimientos que ha colgado el cartel de “se vende”, afectados por el parón del coronavirus, pero también por el volumen de pisos turísticos que han florecido en la comunidad, más de 11.000.

Según un informe de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias, hay en comercialización más de 200 hoteles, hostales, casas y pazos de turismo rural, lo que supone un 60% más que hace un año. Los más afectados, decía Fegein, son pequeños establecimientos, en muchos casos empresas familiares; así como las casas de turismo rural, “que destinan grandes inversiones al mantenimiento de las instalaciones”. Si bien en el listado hay también hoteles de 4 estrellas.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad