Pescanova encomienda a un banco de inversión de EEUU renegociar su deuda

stop

Houlilhan Lokey ya ha asesorado a otras empresas de alimentación en situación similar

Imagen de archivo de una junta de accionistas de Pescanova / EFE

06 de marzo de 2013 (20:30 CET)

Pescanova ha designado al banco de inversión estadounidense Houlilhan Lokey como asesor financiero y ha puesto en marcha del proceso de renegociación de su deuda financiera, tras solicitar la pasada semana concurso de acreedores. Así lo informó el grupo pesquero a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La firma, que cuenta con un pasivo de 1.500 millones, debía afrontar este año el vencimiento de deuda por un importe de 203,36 millones de euros (con entidades de crédito, obligaciones y deudas no comerciales).

Socio industrial

Entre las posibles soluciones que la veintena de entidades financieras acreedoras barajan, figura una ampliación de capital que dé entrada o mayor peso accionarial a un socio industrial.

Banco Sabadell, el máximo acreedor de Pescanova, con más de 200 millones de euros, se ha comprometido a poner "todo el empeño" para que la situación se resuelva "lo antes posible" y se ha mostrado dispuesto a renegociar la deuda de la multinacional gallega.

Primeros contactos

Fuentes de la entidad aseguran que ya han tenido lugar los primeros contactos con la empresa y que, de hecho, se ha producido ya un encuentro entre responsables del banco y de otro de los mayores acreedores con directivos de Pescanova.

Otros acreedores, como Novagalicia Banco y el Banco Pastor, ahora integrado en el Banco Popular, se han mostrado dispuestos a facilitar la renegociación de la deuda de la multinacional gallega porque confían en la "viabilidad de la empresa" y han expresado su "voluntad de apoyo" para que supere la situación de preconcurso de acreedores.

Experiencia

Houlilhan Lokey ya ha asesorado en el pasado a otras empresas del ramo de la alimentación en procesos similares. Lo hizo en 2011 con la distribuida Dinosol, que tenía una deuda de 400 millones con entidades financieras y también con Panrico, que ese mismo año tenía un endeudamiento global de 495 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad