Emilio Saracho, en una de las últimas juntas de Banco Popular. EFE/ED/archivo

El 74% del crédito a clientes de Banco Pastor está vinculado a inmuebles

stop

El Pastor tenía a finales de ejercicio 5.000 millones en crédito a clientes, del que un 41% correspondía a hipotecas y un 74% tenía como garantía un inmueble

en A Coruña, 31 de mayo de 2017 (07:00 CET)

Banco Pastor cerró su último ejercicio con 41 millones en pérdidas. A pesar de la reducción de ingresos derivados del cobro de intereses, los números rojos de la marca gallega de Banco Popular están relacionados con una mayor dotación de provisiones, 130 millones en 2015, en ese esfuerzo dotacional realizado por la entidad para dar cobertura a los activos inmobiliarios y mejorar los niveles de solvencia.

En el año más crítico del grupo, que ahora enfila su venta bajo la presidencia de Emilio Saracho, el Pastor tuvo un curso más o menos estable. Los depósitos se mantuvieron planos en los 8.600 millones, un dato pese a todo positivo por la incertidumbre sobre el futuro de la entidad que podría desembocar en una fuga de clientes. El margen de intereses creció algo más de un 1%, mientras que el margen bruto cayó un 1,8%. La única magnitud que descendió de manera acusada fueron los ingresos por intereses, con un retroceso del 7,7%.

El Popular declaró en su último balance trimestral 1.160 millones en ladrillo tóxico en Galicia

A 31 de diciembre, el banco sumaba 4.961 millones en préstamos a clientes --sin contar las operaciones con otras entidades de crédito--. De esta cuantía, el 41,2% correspondía a créditos hipotecarios, una área en la que está reduciendo su exposición. De hecho, en el último ejercicio descendió un 6,6%.

Sin embargo, el crédito vinculado al ladrillo, el gran lastre del grupo, es mayor por las distintas garantías con las que el banco intenta blindar el cobro de préstamos. Estos cordones de seguridad adicional para asegurar la devolución del dinero prestado tienen como referente la garantía hipotecaria. De los 4.961 millones, 3.683, aproximadamente el 74%, tienen como garantía de cobro algún inmueble. El Pastor califica como dudosos solamente 681,5 millones, 27 millones menos que un año antes.

El crédito a la construcción y promoción inmobiliaria mantenía un saldo vivo de 424 millones, reduciéndose en más de 100 millones respecto al año anterior. La inversión en ladrillo del Pastor es, por tanto, reducida, el crédito hipotecario se eleva bastante más, hasta el 41,2% --1.247 millones en el mercado minorista-- y el nivel de activos tóxicos es una incógnita.

Pastor: las provisiones forzaron la entrada del banco en números rojos; la mora se sitúa en el 6,16%

El Popular reconoció en el balance del primer trimestre del año que el volumen de adjudicados en Galicia para el conjunto del grupo alcanzaba los 1.160 millones, aunque no especificaba cuáles correspondían al balance del Pastor. Se trata de activos que recibe la entidad como compensación por impagos de clientes. El equipo de Saracho puso en marcha una nueva revisión del valor de sus activos, por lo que la cuantía puede variar.

La morosidad, según las cuentas de la entidad, se situaba a cierre de ejercicio en el 6,16%, mientras que el banco elevó sus provisiones hasta los 390 millones, alcanzando un ratio de cobertura del 56%, frente al 42% del año anterior. 

El Pastor tiene ficha bancaria propia y es una pieza destacada dentro de la estructura del Popular, que la directiva considera indivisible. Es decir, que quiere vender en bloque. Goldman Sachs valoró la marca gallega del Popular en 606 millones. Tras el proceso de reestructuración para acortar plantilla y reducir oficinas, cuenta con 202 sucursales en Galicia. La presencia de la marca Popular se limita a seis oficinas, repartidas entre A Coruña, Vigo, Pontevedra, Santiago, Lugo y Ourense.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad