Novagalicia, un museo más grande que el Gaiás

stop

La entidad custodia en A Coruña una colección con obras de Picasso, Miró o Chagall

30 de junio de 2013 (00:48 CET)

El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, preguntó en repetidas ocasiones en la comisión de investigación de las cajas en el Parlamento gallego sobre el futuro de la colección de arte de Novagalicia. No es para menos la preocupación. La entidad que preside José María Castellano custodia en A Coruña, en un edificio en el polígono de Pocomaco levantado expresamente para la conservación y catalogación de las obras, una colección de más de 1.300 piezas, firmadas por artistas como Urbano Lugrís, Maruja Mallo, Salvador Dalí, George Braque, Joan Miró, Pablo Picasso o Marc Chagall, y la lista sigue.

No hay una valoración exacta para el total de las piezas. Basta con saber que, junto a la de la Fundación Novacaixagalicia, heredada de Caixanova, constituyen la colección más importante de arte gallego y “están entre las de mayor interés de España en cuanto a colecciones de entidades financieras”, afirma el crítico, comisario y gestor cultural, Fernando Huici.

La colección que no fue

En toda colección hay historia y la de Novagalicia tiene episodios recientes. La fusión de las cajas pudo ser el empujón definitivo para conformar una colección de siete mil piezas, las 5.500 de la extinta Caixa Nova, que pasaron a la Fundación Novacaixagalicia, y las 1.300 de la antigua Caixa Galicia, que custodia Novagalicia.

En la opinión de los expertos del sector, salió ganando Novagalicia. La entidad coruñesa adquirió las obras siguiendo un criterio profesional y sistemático, mientras que Caixanova acumuló un gran número de piezas, pero con un criterio menos ordenado. Aunque también en esta opinión hay matices.

"De cara a las artes plásticas, Caixa Galicia estaba más profesionalizada. La labor de Caixanova era más irregular, mientras que Caixa Galicia tenía más criterio y también más cabeza, había una voluntad más sistemática. Pero Caixanova también tiene obras importantes, aún siendo más irregular. Son las más importantes en cuanto a arte gallego histórico. Fundamentalmente del siglo XX, y con piezas anteriores significativas”, expone Huici.

Excepciones al sistema

Pero en la colección de Novagalicia, la herencia de la caja y de la fusión, también hubo giros de guión y casualidades que incrementaron sus obras y su valor.

La entidad cobró en 2009 un préstamo de 30 millones de euros concedido a grupo Baensa, una promotora inmobiliaria vasca azotada por la crisis del ladrillo, en obras de arte. El propietario de Baensa, José Ignacio Basañez, había atesorado en los noventa una importante colección de unas 70 obras de arte.

En la operación, Caixa Galicia engrosó su patrimonio con pinturas de Kandinsky, Picasso o Barceló.

El museo gallego del siglo XX

Pero la vocación que impulsó la colección de la caja coruñesa fue reunir los capítulos más significativos del arte realizado en Galicia a lo largo del siglo XX, no como una acumulación de obras, sino incorporando nombres de referencia e implicándose en radiografiar su trayectoria.

Bajo este prisma, la colección que ha pasado a Novagalicia cuenta con piezas de Laxeiro, Manuel Colmeiro o Luis Seoane, del grupo de Os Renovadores, responsables de introducir las formas de la vanguardia histórica que rompe con las formas de representación tradicional en Galicia.

Desde ese punto, la colección avanza con Urbano Lugrís, Eugenio Fernández Granell o el acercamiento a las formas constructivistas y suprematistas de Luis Caruncho y José María de Labra.

Los temores

La preocupación de Jorquera por el futuro de esta colección tiene un razonamiento. Si estas obras son un activo de la entidad y NCG acaba vendiéndose, la colección podría pasar de manos gallegas a las del futuro comprador.

“Sería un disparate y un escándalo. Es el gran museo del arte gallego del siglo XX. El periodo más importante del arte gallego. Fragmentar o dispersar eso que por avatares del destino se ha conseguido reunir sería suicida para la pintura gallega”, sentencia Huici.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad