Novagalicia teme acabar como CatalunyaCaixa

stop

De Guindos anuncia que el Frob se quedará con el 100% de su capital, mientras la Xunta quiere impedir una 'operación acordeón'

De Guindos en una comisión del Congreso

18 de diciembre de 2012 (23:13 CET)

Las noticias que llegan desde Madrid esta semana no están siendo buenas para Novagalicia que, aún con todo, sigue apostando por el plan de su presidente José María Castellano, de conseguir el capital suficiente para evitar una subasta como a la que se enfrentará CatalunyaCaixa el próximo año. Sin embargo, el temor de la plantilla es patente, sobre todo después de que el ministro de Economía, Luis de Guindos, indicase este martes en el Congreso que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) se quedará con el 100% del capital del banco tras efectuar una operación acordeón. El mismo proceso que seguirá la entidad catalana.

La operación acordeón supone que el capital actual de la entidad pasará a tener valor cero, lo que provocará la pérdida de la inversión de 70 millones de euros realizada hace un año por 17 empresarios gallegos y la de la caja matriz, Novacaixagalicia, que posee un 6,84% de la entidad con una aportación de más de 180 millones.

Similitudes

Este lunes, el Frob cifró el agujero de Novagalicia Banco en 3.091 millones de euros, menos de la mitad del de CatalunyaCaixa. Además, el fondo presidido por Fernando Restoy anunció que la entidad catalana pasaría a estar controlada por el Frob en su totalidad. Su futuro está marcado por la previsible subasta en enero, en un proceso en el que el Banco Santander parte con ventaja.

Las coincidencias en los caminos de ambos bancos nacionalizados hacen que la plantilla de NCG se tema lo peor. “Creemos que después de lo que está pasando con CatalunyaCaixa el destino de NCG, tristemente, pasa por ser subastada a una entidad mayor. Sea lo que sea nos gustaría que las dudas se despejasen ya, que se acabe la incertidumbre”, dice José Ramón de Pliego Valdés, representante de UGT en Novagalicia.

De Guindos expresa su “confianza”

A pesar de los malos augurios, la entidad no ha entrado a valorar los acontecimiento de estas jornadas. En la cabeza sigue estando lograr el plan Castellano en el margen temporal de cinco años que, sobre papel, ha marcado Bruselas. Por el momento, De Guindos, ha echado un capote.

En el mismo escenario en el que anunció que el Frob tomaría el 100% del capital de NCG, también mostró su “confianza” en el equipo gestor de la entidad y evitó dar plazos para una posible venta. Trataba de zanjar así la grave polémica suscitada hace dos semanas por un alto directivo del Banco de España que aseguró que Novagalicia sería subastada el año próximo, una vez hubiese concluido el proceso de CatalunyaCaixa.

“Tenemos cinco años y se hará lo mejor para la entidad y para el conjunto de contribuyentes. Cuando se tome una decisión el Frob la hará pública”, dijo De Guindos.

Inversores, caja y 'acordeón'


Pero, más allá de la capitalización total del Frob, el problema que genera más tensión es el hecho de que NCG tenga que enfrentarse a una operación acordeón que podría ser fatal para el desarrollo de la obra social de su caja en la comunidad.

“Todo apunta a que podemos seguir el camino de CatalunyaCaixa”, indicaban, de nuevo este martes, fuentes de la propia Novacaixagalicia, la matriz del banco, en referencia al hecho de que la participación de la caja catalana en el banco ha quedado reducida a un euro.

Esta posibilidad también preocupa especialmente a la Xunta, que ya ha anunciado que estudia si hay posibilidades de recurrir esta decisión ante el Frob e impedir que el proceso vaya adelante. Novacaixagalicia ya ha anunciado que está dispuesta a tomar medidas legales, lo mismo que una parte de los 17 empresarios inversores, aunque en este colectivo sigue habiendo disensiones. De momento, se parapetan en la defensa que está realizando de su inversión la caja gallega.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad