Novagalicia tardó tres años en digerir el agujero que dejó José Luis Méndez en Astroc

stop

En 2012 la entidad todavía mantenía participación en la inmobiliaria, que le adeudaba 78 millones de euros y con la realizó operaciones por valor de 100 millones

José Luis Méndez

31 de octubre de 2014 (20:03 CET)

La relación de José Luis Méndez, el ex director general de Caixa Galicia, con el polémico empresario Enrique Bañuelos puede ser la que acabe por exponerlo ante el juez. Las operaciones de financiación y salida a bolsa de Astroc, la inmobiliaria del directivo valenciano, generaron un agujero de 300 millones a la caja coruñesa. Este hecho captó la atención del FROB en la investigación que lleva a cabo sobre supuestas irregularidades en Novagalicia y que ahora se encuentra en manos de la Fiscalía.

Según informa Expansión, un total de 12 créditos otorgados por la caja a la inmobiliaria representan el eje de las investigaciones, que podrían derivar en responsabilidades penales. La realidad es que Novagalicia arrastró el agujero generado por Astroc hasta años después de la salida de Méndez de la entidad, tras la fusión de 2010.

Participación

La caja de José Luis Méndez se convirtió antes del desplome bursátil de Astroc en uno de sus grandes accionistas. En 2006 poseía el 5% de la inmobiliaria. Fusionadas y bancarizadas las cajas gallegas, NCG heredó de Caixa Galicia la participación en Astroc (luego convertida en Afirma Inmobiliaria y posteriormente rebautizada como Quabit).

Novagalicia no consiguió desprenderse de la participación en la inmobiliaria hasta el año pasado. Según la propia memoria anual de Quabit, en septiembre de 2012, NCG Corporación Industrial remitió a la CNMV una notificación en la que comunicó que tras una operación de venta de acciones su participación en el capital de la compañía se había rebajado al 2,6%. Al quedar por debajo del umbral del 3%, el banco gallego dejó de ser accionista significativo del grupo.

En la actualidad, y según confirman fuentes de la entidad, Abanca ya no posee ninguna acción de la inmobiliaria.

Deuda y refinanciación

Pero, aunque ya sin participación, lo cierto es que el lastre de la operación de Méndez siguió pesando sobre el banco gallego hasta tres años después de la salida del director general de Caixa Galicia (marchó a finales de 2010 tras la fusión de las cajas). La memoria de Quabit revela que a 31 de diciembre de 2012, la sociedad mantenía con NCG una deuda que sobrepasaba los 78 millones de euros (llegó a ser de 170 millones).

Además, durante el ejercicio 2012 NCG Corporación Industrial realizó operaciones con la inmobiliaria por valor de 100 millones de euros. Quabit indica que 36 millones fueron en concepto de “ventas y ejecuciones de obra”, mientras que otros 63 los justifica en sus cuentas bajo el epígrafe de “ingresos de explotación”. Estos se corresponden con operaciones “de venta de activos a entidades financieras dentro de lo establecido en los acuerdos de reestructuración del endeudamiento financiero”.

Y es que Novagalicia también tuvo que comerse la complicada situación de Quabit, heredada precisamente de los tiempos de Astroc. La inmobiliaria negoció con las entidades acreedoras y a principios de 2012 llegó a un acuerdo para la reestructuración de su deuda, de 1.300 millones de euros. El endeudamiento se redujo un 25% mediante la realización de operaciones de compraventa de activos a entidades financieras.

Una operación "sospechosa"

La financiación que Astroc recibió por parte de la Caixa Galicia es un capítulo muy recordado por los representantes sindicales de la entidad. "Siempre denunciamos que no fueron operaciones transparentes, simplemente porque se veñia que se perdía mucho dinero. Ahora habrá que ver qué ocurre, y si efectivamente la Fiscalía investiga", indica Clodomiro Montero, de CIG Banca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad