Novagalicia ocultó durante dos años el impacto de las preferentes en su negocio

stop

El cuaderno de venta reconoce un desplome de 12 puntos en banca minorista y un 30% más de tasa de morosidad en hipotecas

Preferentistas en una protesta durante la que empapelaron oficinas de NCG / EFE

31 de octubre de 2013 (20:54 CET)

Novagalicia lidera en su mercado natural, pero sin los niveles de los que su presidente José María Castellano presume desde que asumió la gestión, hace dos años. El cuaderno de venta distribuido a las entidades interesadas en la adquisición dibuja el deterioro del negocio básico de la caja a causa de las participaciones preferentes.

La crisis de los productos subordinados, con 60.000 afectados sólo en Galicia —1.832 millones—, ha hecho saltar por los aires la confianza en la institución. La consecuencia se mide en una caída de 12 puntos de su cuota de mercado en banca minorista, que ha pasado del 42% a apenas el 30%.

Hipotecas impagadas

Por otro lado, las entidades interesadas —Santander, BBVA y Caixabank— han descubierto que la tasa de morosidad en crédito hipotecario supera en un 30% la cifra esperada. Estas magnitudes se unen a los temores expresados por los equipos de valoración de los tres grandes, que esta semana se han reunido con el FROB. El escenario de incertidumbre lo completan las dudas sobre el crédito a pymes y la cartera de participadas.

La menor cuota real de mercado revisará a la baja las ofertas que se presentarán la semana que viene. Además, en todos los casos irán acompañadas de la petición de ayudas indirectas para proteger el exceso de impagos y el deterioro de capital, que hará bajar la ratio de solvencia del grupo adquisidor.

Costes elevados

La situación descubierta enfría el apetito del Santander y BBVA. El grupo de Emilio Botín posee 14 de cada 100 clientes de la región. La posición de la entidad de Francisco González es algo menor. Si cualquiera de los dos bancos asumiera Novagalicia, atesoraría prácticamente la mitad del mercado gallego. Pero los costes para mantener esa posición de privilegio serían elevados.

A la segura reestructuración de la red, cabría añadir las fuertes inversiones necesarias para frenar la caída de Novagalicia. Las fuentes consultadas por este diario sostienen que el negocio de la caja de ahorros no ha tocado suelo. Por otro lado, los futuros gestores deberían hacer sobreesfuerzos para poner en valor la cartera de clientes restante.

¿Qué hará Fainé?

El sector espera por tanto el próximo paso de La Caixa. El grupo catalán dispone de una cuota de mercado en la autonomía del 6%, por lo que multiplicaría por seis su volumen. La entidad que preside Isidro Fainé, aunque ha concluido la pesada digestión de Banca Cívica, muestra algo más de impulso comprador. El oeste de la Península es la asignatura pendiente. El Santander y BBVA poseen, sin embargo, una presencia homogénea en todo el mercado español.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad