Novagalicia cree que volverá a ser rentable en 2013

stop

La entidad tendrá que reducir la plantilla en 2.500 personas, un 43% menos, en 24 meses

Representantes sindicales, a su llegada a la reunión mantenida con la entidad

28 de noviembre de 2012 (22:43 CET)

Novagalicia Banco recibirá este fin de año 5.425 millones de euros de Bruselas, aunque la contrapartida será grande. Tendrá que deshacerse de 2.500 empleados, unas cifras ligeramente superiores a las que se barajaron durante toda la semana. Sin embargo, la entidad que dirige José María Castellano es optimista: asegura que en 2013 volverá a ser rentable. Por lo menos, así lo ha indicado en un comunicado remitido a última hora de la tarde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

“El plan de recapitalización permitirá a la entidad recobrar la rentabilidad a partir del 2013 tras los saneamientos a realizar durante este ejercicio. A partir de entonces, Novagalicia tendrá unos índices sólidos de solvencia y liquidez. Por lo tanto, la decisión de las autoridades españolas y comunitarias garantiza la viabilidad de NCG Banco”, indica la entidad en su comunicado.

Plantilla

Pero, a pesar de las previsiones, las condiciones pactadas son variadas y duras. Novagalicia deberá centrar su negocio y actividades en el perímetro actual de la marca NCG Banco, esto es en Galicia, Asturias y Castilla y León. Su proceso de reducción de red y plantilla deberá acometerse en poco más de 24 meses. A finales de 2015, las 607 oficinas operativas en Galicia y los 3.983 empleados que tiene deberán pasar a ser 454 y 2.960 respectivamente.

Eso sí, la entidad mantendrá su oficina operativa en Ginebra, así como oficinas representativas en Venezuela, Argentina, México, EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania y Suiza.

Tal y como estaba previsto, Novagalicia tendrá que deshacerse de Evo Banco. Con 120 oficinas, la actividad debe desinvertirse antes del 31 de diciembre de 2014. El personal de estas oficinas también se engloba dentro de ese proceso de adelgazamiento de plantilla.

Ere a la vista, según la CIG

A respecto precisamente de la reducción de personal, las centrales sindicales mantuvieron en la tarde de este miércoles una reunión con representantes de la entidad bancaria, entre los que se encontraba presente el abogado Martín Godino. Según indica Clodomiro Montero, del sindicato CIG, por parte de la entidad se llegó a plantear el comienzo de la negociación de un nuevo ERE en un plazo de 10 días, extremo que fue rechazado por las centrales.

Antes de producirse la reunión, varios representantes de los trabajadores consultados por Economía Digital, indicaban que se encontraban "razonablemente aliviados" por el hecho de que el comisario de Competencia europeo, Joaquín Almunia, hubiese indicado que Europa "no" había pactado que fuese necesario aplicar la última reforma laboral a los trabajadores que fueran despedidos. Sin embargo, horas después, fuentes del Ministerio de Economía aseguraron que el Gobierno "no hay ningún pacto" que pase porque las nacionalizadas no puedan aplicar la reforma laboral, que daría al trabajador una indemnización de 20 días por año trabajado.

Pero, dejando a un lado las posteriores negociaciones, la realidad es que los representantes de los trabajadores de Novagalicia, abandonaron la reunión con la entidad asegurando que habían recibido poca información, algo que fue especialmente censurado por Montero, el único que los sindicalistas que habló con los medios a la salida de la entrevista.

Preferentes

“No nos han dado información de lo que pasará con las preferentes y subordinadas, aludiendo que no era algo que incumbiese a los sindicatos pero la plantilla está nerviosa porque mañana (por el jueves) cientos de personas que tienen estos productos van a ir a las oficinas a preguntar, y no sabremos qué contestarles”, insistió.

Sobre este tipo de productos financieros complejos, por el momento, lo que ha trascendido es que Novagalicia canjeará las participaciones preferentes y las subordinadas por acciones y calculará la quita en función de la valoración económica que están realizando de la entidad fiscalizadores independientes y que se conocerá, previsiblemente, a lo largo del próximo mes. A pesar de todo, desde el Banco de España han comunicado de que la quita para las nacionalizadas estará entre el 30% y el 70% del valor de lo invertido.

De momento, está previsto que este jueves representantes de las principales plataformas de afectados por estos productos tengan una reunión con miembros de NCG Banco. José Luis Estévez, el portavoz de afectados de Vigo, criticó no haber recibido informaciones más completas. “Hay mucho mutismo que, por comparar, se puede hacer con lo que han hecho en Bankia, donde ha salido el propio Gorigolzarri a hablar y a calmar a la plantilla”, indicó.

Desinversiones y futuro

Por último, otro de los encargos de la troika a Novagalicia para poder hacerse con esos casi 5.500 millones de euros pasa por un proceso de desinversión en sus 170 empresas participadas que tendrá que culminar en 2016. Los activos inmobiliarios de la entidad serán además transferidos al Sareb, el banco malo, donde por cierto, también se espera que pueda acabar parte de la plantilla que se dedicaba a la comercialización de estos productos.

Para velar por el correcto cumplimiento de todos estos epígrafes, NCG debe proponer al menos dos candidatos que realicen tareas de seguimiento del plan en el período 2013-2017. En estos cinco años, según indicó el comisario de Competencia europeo, Joaquín Almunia, Novagalicia debe integrarse en otra entidad financiera. Si bien, Almunia explicó que cuando hablaba de “compradores” ampliaba el abanico también a “inversores”, existen voces que apuntan a que el destino de la entidad gallega podría pasar por ser vendida a otro gran grupo bancario de España. Dos entidades nacionales podrían estar interesadas en Novagalicia, y se especula con que una de ellas podría ser La Caixa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad