Novagalicia camufló las pérdidas gracias a los activos fiscales

stop

El banco cerró 2013 con un resultado antes de impuestos de 417,5 millones de euros en números rojos

Clientes de la antigua Novagalicia en cajeros de la entidad | EFE

30 de abril de 2014 (20:16 CET)

A principios de abril, Novagalicia hizo públicos sus resultados correspondientes al ejercicio 2013, el último de la gestión de José María Castellano y César González Bueno. La entidad, adjudicada por el FROB al venezolano Banesco, conseguía un beneficio neto atribuido de 18 millones. No obstante, la realidad es que esta cifra se queda en un mero espejismo si se atiende a la cuenta de pérdidas y ganancias remitida este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Gracias a los activos fiscales, NCG Banco logró maquillar los números rojos en los que incurrió el pasado año.

La cuenta de pérdidas y ganancias consolidada revela que el resultado del ejercicio a 31 de diciembre fue de 17,7 millones, frente a las pérdidas de 7.936 millones de 2012, año del rescate europeo. No obstante, el resultado antes de impuestos del banco registró números rojos por valor de 417,5 millones. Las pérdidas fueron camufladas porque la entidad se benefició de activos fiscales (al no registrar beneficio no se le aplicaron impuestos) de 435,2 millones de euros. De este modo logró cerrar el año en positivo.

El negocio bancario no remonta

En lo que atañe al resultado del negocio puramente bancario de la entidad (cuenta de pérdidas y ganancias individual) Novagalicia cerró el año con unas pérdidas que se elevaron por encima de los 165,3 millones, a pesar de las ayudas públicas inyectadas con anterioridad para sanearlo. El resultado de explotación individual del banco gallego fue positivo, de 178,3 millones de euros, pero tuvo que hacer frente a numerosos paquetes de pérdidas derivados, entre otros, de la depreciación de activos extraordinarios (-315 milllones) y a las inversiones mobiliarias e inmobiliarias (-385 millones).

En total, el resultado antes de impuestos de las actividades derivadas del negocio bancario de Novagalicia fue de 529,5 millones de euros en negativo. No obstante, de nuevo, la entidad contó con activos fiscales que amortizaron la caída. En este caso por valor de 364,2 millones.

Caída de crédito y depósitos

Por otro lado, en el año en el que se fraguó la venta de Novagalicia al grupo venezolano presidido por Juan Carlos Escotet, los depósitos de clientes de la entidad cayeron un 32%, al pasar de 38.808 millones a finales de 2012 a 29.357 millones. El crédito sobre clientes también se redujo un 22% al pasar de 30.795 millones a 25.255 millones por este concepto.

De momento, Banesco espera el visto bueno de las autoridades europeas para oficializar la adquisición del NCG, que se cerrará previsiblemente en mayo. El plazo de pago quedó establecido en cuatro fases. La entidad de Escotet abonará 313 millones en la fecha en la que se consume la operación.

El siguiente pago se efectuará el 30 de junio de 2016, cuando debe abonar cien millones. Al año siguiente, en 2017, ingresará en las cuentas del FROB otros 200 millones. Hasta 2018 no acabará de pagar Novagalicia el grupo venezolano. El 30 de junio de ese año abonará un último pago de 300 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad