Moody's degrada la calificación de 16 cajas y bancos españoles

stop

La agencia crediticia rebaja entre uno y tres escalones la nota de importantes entidades financieras como BBVA, Banco Santander y Caixabank

Sede de la agencia norteamericana de calificación Moody's

18 de mayo de 2012 (08:22 CET)

Moody's ha vuelto a cargar contra la banca española. La agencia norteamericana ha rebajado entre uno y tres escalones el rating de 16 bancos y cajas españolas, entre los que se encuentran el BBVA y Banco Santander.

El motivo de este nuevo golpe es la degradación de la economía española, de nuevo en recesión tras haberse contraído el 0,3% durante el primer trimestre del año.

Asimismo, Moody's atribuye el descenso de estas entidades financieras a la menor solvencia de la deuda española, al "rápido" deterioro de la calidad de los activos y a la menor capacidad de estas empresas para financiarse en el mercado.

La gencia crediticia, por otro lado, señala algunas "tendencias positivas" dentro del escenario financiero español como el aumento de las provisiones de bancos y cajas, el aporte de liquidez por parte del Banco Central Europeo (BCE) y las medidas de apoyo, actuales y futuras, del Gobierno que preside Mariano Rajoy.

En concreto, Moody's ha devaluado la nota del banco que preside Emilio Botín de Aa3 a A3, Banesto de A2 a A3, Santander UK de A1 a A2, BBVA de Aa3 a A3, Unicaja Banco de A1 a A3, Caixabank de Aa3 a A3, Banco Popular de A2 a A3, Caja Rural de Navarra de A3 a Baa1, Banco Sabadell de A3 a Baa1, Banco Cooperativo Español de A1 a Baa1, Bankinter de A2 a Baa2, Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) de A2 a Baa2 y Caja Rural de Granada, que pasa de Baa1 a Baa3.

La agencia revisa también a la baja a Liberbank, de Baa1 a Ba1, Cajamar Caja Rural, de Baa3 a Ba2, y Lico Leasing, de Baa3 a Ba3, en los tres casos hasta niveles de bono basura.

Moody's ya situó el pasado 16 de febrero en revisión para una posible rebaja las calificación de 114 entidades financieras del Viejo Continente, 21 de ellas españolas, a consecuencia del impacto de la crisis de la eurozona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad