Miles de gallegos pendientes del macrojuicio a la banca por cláusulas suelo

stop

La demanda colectiva de Adicae, que suma 15.000 adhesiones, se desatasca y tiene entre los principales afectados en Galicia a Banco Popular

Protesta de Adicae contra las cláusulas suelo

en A Coruña, 16 de abril de 2015 (03:13 CET)

Los afectados por cláusulas suelo miran hacia Madrid. La macro causa que activó Adicae en 2010 a través de una demanda colectiva a la que se adhirieron 15.000 particulares parece tomar finalmente vuelo, tras cinco años de farragoso procedimiento. La titular del Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid, Ana María Gallego, convocó este miércoles a las partes como paso previo a la adopción de medidas cautelares y a la vista previa al juicio.

La juez tendrá que decidir si suspende cautelarmente las cláusulas suelo de los demandantes hasta el momento de la sentencia. Pero más allá de las medidas cautelares solicitadas, el juicio para el que se toma declaración estos días, se antoja determinante para definir el futuro de estas cláusulas en todo el territorio español. Una sentencia favorable, dejaría a la banca con muy pocas posibilidades de mantenerlas, ya que, coinciden fuentes jurídicas, el proceso marcará en cierta forma la dirección que tomarán los juzgados ante causas similares. En todo caso, las entidades financieras tendrán posibilidad de recurrir una resolución desfavorable a sus intereses.

El mercado gallego: de Abanca y Popular

En Galicia, el mercado hipotecario ha estado dominado tradicionalmente por Novagalicia y Banco Popular. La entidad resultante de la fusión de las antiguas cajas gallegas encajó el 9 de mayo de 2013 una sentencia del Tribunal Supremo que declaraba nulas determinadas cláusulas suelo opacas. En el lío estaban también BBVA y Cajamar. NCG anunció entonces que suprimiría las cláusulas suelo de las hipotecas vigentes, beneficiando a 90.000 clientes. Cifró en 39 millones de euros el dinero a devolver. El impacto en cuentas de la actual Abanca fue de 122 millones en el balance de 2014.

Debido a este proceso, parece que la más afectada podría ser Banco Popular, que pertenece al grupo de entidades que defienden la legalidad de este tipo de cláusulas, como un sistema de seguridad para clientes y bancos, de manera que el hipotecado paga hasta cierto límite en caso de una subida excesiva del índice de referencia, y la entidad deja de cobrar hasta un límite en caso de que el euríbor se desplome, como ha sucedido.

Cláusulas suelo y desahucios

Las voces del sector, por el momento, se muestran partidarias de la eliminación de dichas cláusulas. La Federación Galega de Empresas Inmobiliarias se ha pronunciado en diversas ocasiones en este sentido. Entienden que en el contexto actual, recién salidos de la recesión económica y con el euríbor por los suelos, la supresión de las cláusulas aliviará a las familias, que pagarían menos por la hipoteca, y ayudaría a evitar las ejecuciones, es decir, los desahucios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad