José Luis Méndez, exdirector general de Caixa Galicia | EFE
stop

José Luis Méndez rechaza cualquier responsabilidad en la caída de las cajas: “cuando me fui era solvente”; niega tratos de favor en las operaciones inmobiliari

en A Coruña, 06 de abril de 2018 (14:58 CET)

“Hasta mi jubilación, Caixa Galicia cumplía los criterios de solvencia”. En varias ocasiones repite José Luis Méndez, el que fuera eterno director general de la caja del norte, esta afirmación en las respuestas por escrito remitidas a la comisión del Congreso que estudia la crisis financiera y en las que responde a las preguntas de PP, En Marea, PSOE y Ciudadanos. Con esta idea como escudo, Méndez se desentiende del desenlace final de las cajas, al rechazar opinar sobre acontecimientos posteriores, como la quiebra, nacionalización y venta de Novagalicia; y también al asegurar que:

- Siempre obedeció las instrucciones del Banco de España

- No recuerda ninguna advertencia del Banco de España que pusiera en cuestión la solvencia de la entidad

- Las cuentas de Caixa Galicia reflejaban hasta 2009 (después se jubiló) su situación real, “con un ratio de solvencia superior al 10%”

- No recuerda ningún informe de un supervisor o sentencia alguna que haya puesto en duda las cuentas

- “La exposición de Caixa Galicia al sector inmobiliario estaba en línea con la media de todo el sector financiero”

Los 14 inmuebles de la mujer de Méndez

“Mi voluntad de jubilarme, el 12 de septiembre de 2010, justo y exacto cuando cumplía 65 años, fue una decisión libre sin presión ni coacción alguna”, reitera el exbanquero en diversas ocasiones, y atribuye los 16,5 millones que se llevó a su salida al “plan de pensiones que había consolidado durante 30 años de vida laboral”. E insiste: “Nunca obtuve ventaja alguna o beneficio personal tanto yo como mi familia de ningún tipo y en ninguna empresa relacionada con Caixa Galicia”.

Méndez rechaza así que hubiera irregularidades o información privilegiada en la compra por parte de su mujer de 14 inmuebles a Caixa Galicia por debajo del valor de tasación. “La adquisición de inmuebles por parte de mis familiares se acogió a las condiciones que aprobó el consejo de administración para empleados o familiares. No hubo condiciones diferentes (…), por tanto, no hubo trato de favor”, zanjó.

La operación en la que Matilde Pascual pagó 1,5 millones meses después de escriturar la separación de bienes con su marido era conocida por el consejo de administración, según Méndez.

Tasagalicia y Astroc

El ex director general de Caixa Galicia se desvincula totalmente de la actividad de Tasagalicia, una sociedad de tasación participada al 100% por la caja y presidida durante años por uno de los fieles a Méndez, Francisco Zamorano. La sociedad, sancionada por el Banco de España después de que la Audiencia Nacional sentenciara la “falta de veracidad” de sus informes, fue liquidada por Escotet a su llegada a Novagalicia. Según el tribunal, Tasagalicia infló valoraciones que facilitaron la concesión de créditos y refinanciaciones.

Méndez reitera que “era una sociedad independiente con su propio consejo de administración” y que en ningún momento Caixa Galicia alentó actividad irregular alguna.

Del mismo modo, el exdirectivo rechaza que hubiera obtenido cualquier beneficio personal para él o su familia en la financiación de Astroc, la inmobiliaria de Enrique Bañuelos que percibió una docena de préstamos de la caja. Estas líneas de financiación acabaron ocasionando un quebranto de más de 300 millones a la entidad. Caixa Galicia controlaba un 5% del capital a través de su corporación industrial, dirigida por José Luis Méndez Pascual. Tras el desplome de Astroc, Bañuelos ficharía a otro hijo de Méndez, Yago Méndez Pascual, como su número dos en Amper.

"Mi gestión fue profesional, correcta, leal y legal", concluye Méndez. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad