Mauro Varela dice que las preferentes de las antiguas cajas gallegas se compraron “a sabiendas”

stop

El presidente de Novacaixagalicia asegura que los responsables de la actua situación del NGB no son sus gestores, sino los decretos de saneamiento

Mauro Varela

21 de junio de 2012 (12:31 CET)

Los directivos de NGB pocas veces suelen decir una palabra más alta que otra y sus declaraciones suelen ser escuetas. Sin embargo, este jueves Mauro Varela, copresidente con funciones de presidente en la matriz del banco, Novacaixagalicia, ha vertido unas manifestaciones que traen la polémica asegurada. Varela ha defendido que toda la campaña de las preferentes fue “perfectamente legal” y que “la gente las adquirió a sabiendas de lo que estaban tomando”.

Igualmente, el directivo de la caja gallega ha culpado de la situación de Novagalicia a los decretos actuales de saneamiento.

Gestión ejemplar

En una entrevista en la Radio Galega, Varela ha considerado que la situación de crisis “no es debida a la propia entidad” sino “a las normas del Estado” y a la crisis. “Novagalicia no puede estar mejor gestionada”, afirmó.

Además, ha indicado que, aunque él mismo ya no forma parte del consejo del banco, garantiza que "es un consejo profesional magnífico" y "mejor que ninguno de los que hay en España en cualquier entidad". Así, ha insistido en que la culpa es "de las normas y de los decretos famosos de De Guindos", que han generado en la entidad "unos problemas tremendos para poder recapitalizarse". En cualquier caso, ha manifestado su confianza en que saldrá adelante en solitario.

Fundación de carácter especial


En cuanto a las participaciones preferentes, el presidente de la caja insiste: “El banco está haciendo todo lo que puede para dar una solución aceptable”. En cualquier caso, destaca que estas emisiones “no fueron un problema solo de Galicia, sino que fueron un problema de todos los bancos”. “Las preferentes eran un producto perfectamente válido”.

Durante la entrevista también se le preguntó a Varela por la conversión de la caja en fundación de carácter especial, una petición, por otro lado, que le reclaman tanto desde la Xunta como los propios trabajadores de la Obra Social.

“Eso tiene que ser una realidad, pero depende de la Xunta, a pesar de las palabras de la conselleira. Nosotros ya en el mes de octubre nos pusimos en contacto con la Xunta para decir que estamos dispuestos a tratar de llevar adelante esa fundación, pero que tienen que ser ellos quienes la impulsen”, justificó Varela.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad