Más de la mitad de las empresas de NCG en venta está en pérdidas

stop

La corporación industrial tuvo unos números rojos de 836 millones en 2013

Bodegas Cálem, en Oporto, propiedad de la sociedad Sogevinus, de NCG

02 de mayo de 2013 (22:26 CET)

Pesa la herencia de las cajas en las cuentas de NCG. Y también en su grupo empresarial, mimado al extremo en tiempos de Méndez y Fernández Gayoso, y con el cartel de “en venta” desde que Bruselas accedió a sanear la entidad financiera gallega resultante de la fusión de las cajas. De hecho, en las cuentas de 2012 presentadas por el banco presidido por José María Castellano se catalogan las empresas, participadas total o parcialmente por NCG, que se encuentran clasificadas como activos en venta, y más de la mitad de ellas estaban en pérdidas al cierre del año. 12 de las 17 sociedades para las que el banco busca comprador registran números rojos.

De acuerdo con la memoria remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y aunque desde la entidad se insiste en que, con calma, el proceso de desinversiones afectará a muy diversas participaciones, y siempre pivotará sobre el precio y la oportunidad, NCG considera activos en venta, por ejemplo, a Sogevinus, la compañía con sede en Oporto dedicada a la fabricación y comercialización de vinos. Las bodegas portuguesas tuvieron unas pérdidas de 9,5 millones de euros el año pasado. Su pasivo asciende a 132,3 millones, pero su valor en libros para el banco no supera los 9,1 millones.

Contrastes

Otras situaciones similares se registran con sociedades como Eólica Galenova, también impulsada en su día por Caixanova y Banco Gallego y aglutinadora de sus activos en el negocio eólico. También participada al 100% por NCG y también un activo disponible para la venta, las pérdidas de Galenova se situaron en 1,1 millones de euros. En situación similar están compañías como SU Inmobiliaria, domiciliada también en Oporto, y con pérdidas de 6,6 millones, y otras en las que NCG no controla la totalidad de su capital, pero cuyo paquete está en venta. Son casos como la correduría de seguros Artai, el Complejo Residencial Marina Atlántica, de Vigo, Raminova Inversiones o la constructora catalana Comtal Estruc.

Sin embargo, de los activos en venta, las pérdidas más abultadas, según la memoria del banco, se las lleva su sociedad holding NCG Corporación Industrial. Esta filial, que el año pasado acometió varias ampliaciones de capital con aportaciones de activos, se anotó unas pérdidas al cierre de 2012 de 836,2 millones de euros. El valor en libros que le otorgan los directivos de NCG a esta filial se sitúa en 1.665 millones, que equivale prácticamente a su patrimonio declarado.

A 31 de diciembre de 2012, y como consecuencia del plan de reestructuración aprobado en noviembre, los directivos de NCG procedieron a clasificar como activos no corrientes en venta y pasivos asociados a “todas aquellas entidades participadas u otros instrumentos de capital para los que existe un plan de venta y su valor no se recuperará a través de su uso continuado sino a través de su enajenación”, explica la memoria de la entidad presidida por José María Castellano.

Ventas con distinta suerte

En el grupo consolidado, el coste de las participaciones para NCG se situó el año pasado en algo más de 458 millones de euros, a los que se descontó deterioros por 132,6 millones, que hubo que dotar en la cuenta de resultados, con lo que el saldo neto al cierre del año era de 325 millones.

Tres operaciones concretas dan cuenta del resultado de las ventas de participaciones, realizadas el año pasado. Por ejemplo, Sacyr, la constructora. La memoria explica que a lo largo de 2012 y a través de varias colocaciones en Bolsa, se lleva a cabo la enajenación de 15,3 millones de acciones de Sacyr. “La pérdida generada por esa operación”, continúa, “ascendió a 50,9 millones de euros”.

La salida del capital de Enerfín-Enervento también produjo cierto quebranto, a decir por la memoria consolidada, ya que tras una operación de escisión de dicha empresa, dedicada a la energía eólica y que NCG compartía con el grupo Elecnor, se produce la salida de su capital por parte del banco, con la venta de un paquete del 30% de la sociedad Enerfín-Enervento Exterior. En ese caso, la pérdida generada ascendió a 420.000 euros. No sucedió lo mismo con Geriatros, la red de residencias de la tercera edad impulsada en tiempos de Fernández Gayoso en Caixanova. NCG traspasó en junio del año pasado el 100% de la compañía, con un beneficio de 10,1 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad