Mario Draghi dirigirá el BCE con la presión de salvar el euro

stop

El italiano, de 64 años, sustituye hoy oficialmente al polémico Jean-Claude Trichet al frente del Banco Central Europeo (BCE). El relevo llega en plena crisis de deuda

01 de noviembre de 2011 (09:00 CET)

El italiano Mario Draghi se convertirá a partir de este martes en el nuevo presidente del Banco Central Europeo (BCE) en sustitución del francés Jean-Claude Trichet. El italiano --ex presidente del Banco de Italia-- asumirá como primera tarea la salvación del euro, inmerso ahora en una crisis sin precedentes.

La institución monetaria europea ha adquirido en los últimos meses el papel de salvavidas al lanzarse al mercado secundario para comprar bonos de deuda de los países en apuros, excediendo así su mandato fundacional: vigilar el aumento de los precios y mantener unos niveles de inflación en la zona euro cercanos al 2%.

Precisamente en materia de política monetaria Draghi tendrá que tomar la primera de sus decisiones cruciales para el Viejo Continente. El italiano, de 64 años, tendrá que decidir de aquí a final de año si baja o no los tipos de interés en la zona euro, una medida que según los analistas podría estimular la economía europea.

No será una decisión fácil ya que los últimos datos publicados sitúan la inflación europea en el 3%, un nivel considerado muy alto para el sector más conservador del BCE.

Los expertos prevén que Draghi espere hasta diciembre para recortar los tipos, actualmente en el 1,5%, en una muestra a los alemanes de su intención de tener bajo control la inflación en la zona del euro.

Comprando deuda pública

En referencia al programa de compra de bonos extraordinario, el analista de Commerzbank Michael Schubert prevé que con Draghi el BCE seguirá comprando deuda soberana de los países de la eurozona para evitar que empeore la situación y hasta que los nuevos mecanismos de ayuda financiera surtan efecto.

Draghi, que hasta ahora se ha mostrado muy discreto y diplomático, también ha asegurado que el BCE proporcionará a los bancos comerciales toda la liquidez que necesiten durante el tiempo que sea necesario.

La nueva recesión

Draghi llega a la presidencia del BCE en un momento muy complicado en medio de tensiones en los mercados financieros, el temor a que la economía entre de nuevo en recesión por la crisis de endeudamiento de la zona del euro y protestas en la calle.

La ralentización económica global va a traducirse el año próximo sobre todo en un estancamiento de la zona euro, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que contempla una recesión en caso de un nuevo deterioro de las condiciones financieras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad