Mafo rompe su silencio y señala a Feijóo por la quiebra de las cajas

stop

Fernández Ordóñez critica en su libro que la Xunta recurriera "las mínimas competencias" atribuidas al Banco de España y orquestara una fusión ineficiente y con mayor gasto para el contribuyente

Miguel Ángel Fernández Ordóñez

en A Coruña, 27 de enero de 2016 (04:24 CET)

Se mordió la lengua mucho tiempo Miguel Ángel Fernández Ordóñez, desprestigiado ex gobernador del Banco de España que lidió con el estallido de la burbuja inmobiliaria y la caída de las cajas españolas, incluída la gallega. Mafo fue llamado a comparecer en la comisión de investigación abierta en el Parlamento gallego y no acudió poniendo como excusa un viaje ineludible.

En su libro Economistas, políticos y otros animales se desquita de su silencio, en un texto en el carga contra el papel jugado por la dirección política en la crisis del sector financiero, acusando al PP de generar la desconfianza que forzó el rescate bancario para demonizar a José Luis Rodríguez Zapatero, mostrando unas cajas de ahorro politizadas y un Banco de España supeditado a las decisiones de la administración que acabó denostado por una labor de supervisión que, a su juicio, realizó correctamente.

Las manos atadas del suprevisor

El libro sólo cita en una ocasión a Galicia, aunque sí recoge la referencia a sus respuestas por escrito a la comisión parlamentaria a la que rechazó acudir. La alusión a la Xunta de Núñez Feijóo es una crítica a las escasas competencias del supervisor para lidiar con la crisis financiera, por más que a posteriori fuera señalado como el culpable.

"Para tener una idea de cuál era la actitud de los políticos frente a las cajas en aquella época", dice Mafo, basta con recordar los "minimos poderes" que le atribuyó la ley del FROB y que "las comunidades de Galicia y Madrid, gobernadas por los barones territoriales del PP, y las de Andalucía y Cataluña, por los del PSOE, ¡recurrieron ante el Tribunal Constitucional estos tí- midos cambios acordados por Zapatero y Rajoy!".

La fusión ineficiente

Feijóo había señalado al supervisor como gran responsable en el desfalco de las cajas gallegas y lo acusó de querer que Caixanova y Caixa Galicia se diluyeran en entidades financieras estatales. Mafo atribuyó a Feijóo la decisión de la fusión, "frente a otras opciones más sólidas" y su libro no desvía ni un milímetro su argumentación.

"España tenía una legislación específica del país que fue aprovechada por los partidos políticos para ocupar y controlar las cajas nombrando a gestores incompetentes o sumisos al poder político, que prohibía el recurso al mercado para capitalizarlas o que daba a las comunidades autónomas el poder de impedir las integraciones más eficientes y de menor coste para el contribuyente", zanja Fernández Ordóñez.

La politización total

El ex gobernador del Banco de España ahonda en la idea de la politización y de la inacción del Gobierno con respecto a las cajas, mientras que el supervisor sería poco más que una cabeza de turco que no tuvo competencias sufientes hasta tiempo después de su cese.

"Es verdaderamente único en el mundo que, cuando, como gobernador del Banco de España, solicité acudir a la Comisión de Economía para dar explicaciones, fuese el Gobierno quien vetara mi presencia en el Parlamento. Solo unos meses después, y cuando ya no era gobernador, se me llamó a participar en una comparecencia realizada pocos días antes de las vacaciones de agosto, destinada a proteger a los gestores de las cajas ligadas al PP, en su mayoría dirigentes muy relevantes de ese partido", relata el libro.

Fernández Ordóñez insiste en que hubo una actitud "despeciativa" hacia los supervisores, que Rajoy creó una "crisis de confianza" a su llegada al Gobierno con un discurso "populista". "El populismo no es exclusivo de Pablo Iglesias", afirma al enumerar las promesas de Rajoy, que luego fueron incumplidas, como no subir el IVA ni tocar a los funcionarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad