Las políticas del presidente Nicolás Maduro han conducido al país a una situación de difícil salida | EFE

Maduro se juega con Banesco un conflicto diplomático con España e Italia

stop

Cuatro de los once directivos detenidos por la intervención de Banesco son europeos; Exteriores se limita a apuntar que sigue "activamente" la crisis

en A Coruña, 08 de mayo de 2018 (05:00 CET)

 

La intervención de Banesco por el régimen de Nicolas Maduro, inmediatamente posterior a la detención de once de sus directivos, es algo más que un golpe en la mesa de cara a las próximas elecciones presidenciales del día 20 en Venezuela. El ingreso en prisión incondicional para el equipo detenido, repartido por dos cárceles próximas a Caracas, amenaza con desatar un conflicto diplomático con dos países de la Unión Europea: España e Italia.

Al menos dos directivos, de los once detenidos en el marco de la operación Manos de Papel, tienen la nacionalidad española. Uno de ellos es el presidente de Banesco, Óscar Doval García, que apenas lleva un año en el cargo. Psiquiatra de formación y con familia en Celanova, Doval García ha ocupado diversos cargos ejecutivos desde 2011 en el grupo financiero propiedad de Juan Carlos Escotet. Entre los detenidos, otros dos directivos tienen la nacionalidad italiana. El resto son venezolanos.

El Gobierno español, vigilante

El Ministerio de Asuntos Exteriores se limita a explicar que tanto el consulado español en Caracas como la embajada están manteniendo un “seguimiento activo” del caso. El Gobierno español rechaza confirmar si se ha puesto en contacto con los detenidos, con sus familias o con el Gobierno venezolano, que es en lo que suele consistir el “seguimiento activo”.

También guarda silencio cuando se le pregunta por los derechos de los encausados, después de que un periodista venezolano apuntase a tratos vejatorios por parte de las autoridades. “Es una situación compleja, con un proceso abierto, por lo que no podemos dar más información aparte de que lo estamos siguiendo con la máxima atención”, insisten en Exteriores.

Banesco Banco Universal Oscar Doval Presidente Ejecutivo

Óscar Doval, presidente ejecutivo de Banesco Banco Universal, fue detenido junto a otros diez directivos de la entidad

Dos prisiones

Los detenidos han sido distribuidos en dos cárceles. Los hombres (Oscar Doval, Marco Ortega, Jesús Irauskin, Carlos Lorenzo, Pedro Pernía, Cosme Betancourt, y David Romero) a La Planta, una polémica prisión próxima a Caracas que ha sido objeto de diversos motines a lo largo de su historia y que actualmente está cerrada, aunque, según diversos medios venezolanos, se habría habilitado un anexo específico para los directivos. Las mujeres (Teresa de Prisco Pasacale, Liz Sánchez de Rojas, Belinda Omaña y Carmen Lorenzo) habrían sido ingresadas en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF) en la localidad de  Los Teques, a unos 23 kilómetros de Caracas.

Presos comunes

De acuerdo con los mismos medios venezolanos, a los detenidos se les ha aplicado el régimen penitenciario propio de los presos comunes, sin distinciones. Algunas fuentes apuntan a un trato vejatorio en prisión. El hacinamiento es el estado natural de las cáreceles en Venezuela, objeto de múltiples denuncias internacionales por las pésimas condiciones de vida y por su peligrosidad.

El pasado mes de marzo, un motín en la cárcel del Estado de Carabobo acabó en un incendio que se llevó por delante la vida de 68 personas. No fue un caso aislado.  En 2013, en la cárcel de Uribana, otro motín acabó con 61 muertos, y otro conflicto en la de Amazonas, en 2017, segó la vida de otros 38 reclusos.

Panamá y República Dominicana se mueven

Mientras Nicolás Maduro agita la bandera de la lucha contra las “mafias financieras” en plena campaña electoral, Panamá y República Dominicana, los otros territorios con presencia de Banesco, han tomado distancia de la investigación en Venezuela. En dos comunicados, los supervisores desvinculan la actividad de la entidad financiera en esos países de la investigación del Gobierno de Maduro.

En un comunicado, la Superintendencia de Bancos de Panamá aclaró que “la operación bancaria de Banesco SA (Panamá) no guarda ninguna relación con los negocios bancarios que se realicen en Venezuela”. Y añadía: “El Grupo Banesco, incluyendo su marca Abanca en Europa, está estructurado en cuatro mercados paralelos (Venezuela, Panamá, Estados Unidos y Europa). Ello significa un manejo de sus negocios bancarios de forma separada e independiente”.

El Banco Central de República Dominicana siguió la misma política, emitiendo un comunicado que defendía las mismas tesis. Recordaba que las operaciones de la entidad financiera en el país son “independientes y no vinculantes a la entidad venezolana”, destacando que el banco dominicano presenta unos niveles de solvencia “muy por encima de lo que exige la Ley Monetaria y Financiera”. Curiosamente, ambos reguladores instaban a “no dejarse influenciar por rumores ante la situación que presenta Banesco Banco Universal de Venezuela con las autoridades de ese país”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad