Los sindicatos de Novagalicia se quedan solos en la histórica 'huelga financiera'

stop

Las centrales con representación en Bankia y Banco de Valencia desconvocan el parón tras “acercar posturas” con las entidades

Marta Sánchez / Cristina Díaz

Protesta de representantes sindicales de Novagalicia Banco / EFE
Protesta de representantes sindicales de Novagalicia Banco / EFE

05 de febrero de 2013 (21:18 CET)

La histórica huelga general en el sector financiero español prevista para este miércoles se ha desinflado. Se trataba del primer parón bancario desde los 90. Pero entre este lunes y el martes, dirección y sindicatos de Bankia y Banco de Valencia han “acercado posturas”, según fuentes cercanas al proceso de negociación. Novagalicia se ha quedado sola. Será la única entidad nacionalizada cuyos trabajadores están llamados a una huelga general.

La huelga se había convocado ante el expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado por las tres entidades, tras el proceso de restructuración bancario, previsto para más de 9.000 personas. En el caso de Bankia, la entidad con más afectados --unos 4.900 trabajadores--, UGT, CCOO, CIG, Csica, CGT y la Confederación de Cuadros se han sentado a negociar con la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri, por el momento, han conseguido acercar posturas.

Facilitar salidas voluntarias

Fuentes sindicales hablan de “indicios” para alcanzar un acuerdo, aunque aseguran que “quedan muchas cosas por negociar”. Entre ellas, facilitar las salidas voluntarias en dos tramos, aunque no han querido concretar más detalles. La propuesta se negocia desde la tarde de este martes. Pero atendiendo al último encuentro que acabó a las cuatro de la madrugada, las partes pueden estar sentadas durante horas.

Fuentes de la entidad bancaria mantiene la prudencia con la que han tratado el ERE hasta el momento y no han querido concretar la línea en la que se están negociando las condiciones. Dirección y sindicatos tienen tiempo hasta el viernes para cerrar el acuerdo definitivo.

También estaban llamados a la huelga general en el sector financiero los trabajadores de Banco de Valencia. Estos tampoco secundarán el parón tras alcanzar un preacuerdo este lunes. Finalmente el ERE afectará a 795 empleados, casi un centenar menos que los afectados en un principio.

Los sindicatos de NCG no desconvocan

A pesar de todo, fuentes de los sindicatos en NCG han explicado que la situación de las otras entidades nacionalizadas “no” les afecta para nada y que la convocatoria de huelga se mantiene.

“Nosotros no estamos en la misma situación, mucho menos en las negociaciones del ERE”, indicó Clodomiro Montero, representante del sindicato CIG. “Somos la entidad que más ha sufrido la sangría de los despidos. Tras la fusión de las cajas gallegas había 8.000 trabajadores, y la previsión es dejarnos con 2.000 en 2017. No hay otra opción”, añade.

Seguimiento masivo


Los sindicatos gallegos esperan que la convocatoria tenga un seguimiento masivo. “Por lo menos en las sucursales gallegas, prevemos que habrá parón, debido a la experiencia de la asamblea que celebramos en Santiago y a los ceses de actividad de media hora que estamos realizando en los últimos tiempos”, indican. Además de la jornada de huelga están convocadas concentraciones a las 12 del mediodía en las principales ciudades gallegas.

Al no tratarse de un servicio público, no habrá servicios mínimos y la actividad en Novagalicia no está garantizada. “Es un derecho al que se pueden acoger los trabajadores y no podemos hacer una estimación del seguimiento que tendrá o no. Esperaremos al miércoles”, señalan desde la entidad.

Negociación del ERE

Mientras tanto, el proceso de negociación del ERE sigue adelante. En la última reunión, dirección y sindicatos han acercado tímidamente posturas. La entidad ofreció una rebaja en el número de despidos a cambio de aumentar el horario en determinadas sucursales, así como elevar a 28 días por año trabajado la indemnización.

Las centrales sindicales presentaron una propuesta en la que piden un plan escalonado durante los cinco años de plazo que concede la Unión Europea, con salidas voluntarias de personal con más de 20 años de antigüedad y que hayan cumplido los 55 años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad