Los sindicatos apuestan por parar la venta de EVO y UGAS a la espera de la subasta de NCG

stop

En una reunión tensa, Castellano insistió en que fondos extranjeros pujarán por la entidad gallega

Castellano y González-Bueno

03 de julio de 2013 (23:22 CET)

El FROB ha hablado muy claro. Su intención pasa porque Novagalicia esté vendida en otoño y eso ha generado la alerta entre los trabajadores, que en este momento atraviesan un nuevo ERE puesto en marcha para cumplir con los designios de Bruselas. Este miércoles, los representantes de la plantilla se reunieron con el presidente de la entidad, José María Castellano. Al menos dos de los sindicatos con representación, CCOO y CIG, deslizaron la posibilidad de paralizar el proceso de privatización de activos tales como EVO Banco o la Unidad de Gestión de Activos Singulares (UGAS) a la espera de la venta de NCG.

Los representantes sindicales temen, del mismo modo, que si la entidad acaba siendo adquirida por un banco español (BBVA y Santander son, a priori, los favoritos) se vuelva a acometer una nueva reestructuración en la plantilla. “La cosa está más o menos clara. El FROB quiere vender y eso está ahí. Si al final la entidad la adquiere otro banco español, no sería difícil pensar que habrá que afrontar otro proceso de regulación, porque no querrán los servicios centrales, por ejempli”, explica José Ramón del Pliego, de UGT. No obstante, añade que esa posibilidad podría estar sujeta a cambios dependiendo de si la entidad compradora quisiera mantener a NCG como una marca anexa. “En cualquier caso va a haber cambios, porque pasaríamos de vivir en solitario a hacerlo en compañía”, explica.

Castellano y los inversores extranjeros

No obstante, Castellano sigue apostando por la vigencia de su plan. Ese que siempre pasó por la entrada de fondos de inversión extranjeros. Los sindicatos aseguran que este miércoles el presidente de la entidad nacionalizada les aseguró que esos fondos están dispuestos a concurrir al proceso de subasta que quiere poner en marcha el FROB.

Siempre según la versión de las centrales sindicales, Castellano llegó a asegurar en el transcurso de una reunión que por momentos se volvió tensa, que tanto fondos extranjeros como él mismo mantuvieron una reunión con el ministro de Economía, Luis de Guindos, en la que pidieron que “se abriese ya el proceso de subasta”.

Reunión con De Guindos

A este respecto, el representante de CIG Banca, Clodomiro Montero, aseguró que “si es cierto” su sindicato pedirá la dimisión del ministro. “Es un escándalo que De Guindos acepte las peticiones de fondos extranjeros para vender una entidad que es pública”, argumentó.

La CIG sostiene que, de llevarse a cabo la venta sería necesario paralizar el ERE en marcha, así como posponer la venta de EVO Banco, la marca con la que la entidad opera fuera de Galicia, Asturias y León y de UGAS, el particular banco malo de NCG. “No tiene sentido acometer este proceso y trocear la entidad si luego va a ser vendida. Si se van vendiendo activos se va rebajando su valor”, indicó, a la vez que defendió la necesidad de transformar a Novagalicia en una banca pública gallega.

A este respecto, el representante de la sección sindical de CCOO, Luis Mariño, también cuestionó que se siga adelante con la venta de EVO y UGAS, puesto que el inversor “puede tener interés de conservar” alguna de las partes que se vayan a vender.

Ni BBVA ni Santander quieren EVO

En la reunión no se habló de nombres ni de los posibles novios de NCG. Castellano tan sólo aseguró que hay interés de inversores extranjeros, algo que esta semana ya dejó claro el director general del FROB, Antonio Carrascosa. Tampoco se desvelaron los nombres de los cinco fondos de inversión que la entidad asegura que están interesados en EVO. “Tan sólo nos dijeron que entre ellos no había ninguna entidad española, o sea, que no están ni BBVA ni Santander, algo que ya sospechábamos”, indican los sindicatos. Castellano les habría indicado no obstante, que la venta podría cerrarse este verano.

“Sí se filtró en otras conversaciones, que los fondos interesados en UGAS (Fortress y Lindorff) estarían dispuestos a comprar más activos, aunque no se especificó cuáles eran”, comenta Clodomiro Montero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad