Los principales empresarios exigen un ajuste drástico en las cuentas públicas

stop

PRESENTACIÓN DEL INFORME

El presidente del Círculo de Empresarios, Claudio Boada

10 de noviembre de 2011 (16:37 CET)

El nuevo Gobierno que salga de las urnas tiene que gestionar una “economía de guerra” y para superar esta situación debe aplicar de forma urgente un ajuste presupuestario de 30.000 millones de euros en 2012 y otro adicional de 15.000 millones en 2013. Esta es la receta principal que plantea el Círculo de Empresarios para que España recupere la confianza de los mercados internacionales e inicie la salida de la crisis.

El ajuste debe apoyarse en un recorte decidido de las subvenciones y transferencias, previa revisión y auditoria de todas ellas, incluyendo las educativas y las sanitarias. Es la única manera, a juicio de la entidad que preside Claudio Boada, de que España pueda refinanciar en condiciones los 300.000 millones de euros de deuda, tanto pública como privada, que vencen el año que viene.

El ajuste permitiría relajar los diferenciales que se pagan a los financiadores y mitigaría la competencia del sector público a la hora de captar el poco crédito existente.

Recorte de ayudas

Así, entre las medidas detalladas en el informe, denominado “Un programa de ajuste y crecimiento para la próxima legislatura”, destacan la reducción "de forma drástica" de las transferencias y subvenciones a los agentes privados, subrayando la necesidad de revisar las ayudas que perciben los agentes sociales y los partidos políticos.

Defiende también el aumento de algunas tasas, como las universitarias para cubrir un coste por alumno que ronda los 11.000 euros al año y es “inasumible en estos tiempos”. La organización es partidaria del copago sanitario y de recortar las inversiones en infraestructuras.

Insiste el Círculo en la importancia de llevar a cabo una reforma de las administraciones públicas con el fin de contener el gasto mediante un replanteamiento de su estructura, que pasaría por eliminar las diputaciones y recortar el número de municipios. En paralelo, debe haber una disminución del número de empresas públicas, congelación de la oferta de empleo público y control de la contratación de los eventuales interinos.

Además, el plan de choque de este laboratorio de ideas empresarial se completa con una nueva reforma laboral para primar el convenio de empresa sobre otros de ámbito superior, la reducción del número de contratos distintos existentes, la supresión de la ultractividad de los convenios y la vinculación de los salarios a la productividad y no a la inflación.

Del mismo modo, reitera la necesidad de acabar con los problemas de solvencia de la banca por lo que urge a finalizar la reestructuración del sistema financiero, saneando sus activos tóxicos, y fomentando la transparencia para restablecer el crédito a las familias y a las empresas.

Preguntado sobre la propuesta del candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba de retrasar el cumplimiento del déficit hasta 2015, Boada ha considerado que se trata de una "mala idea", puesto que son los mercados y no la Unión Europea quienes deberán refinanciar los 300.000 millones de euros de deuda española en 2012 y un mensaje de ese tipo no ayuda a rebajas los diferenciales que soportan la deuda emitida por España. Boada, que se ha identificado más próximo a las propuestas del PP, ha asegurado que es básico apoyar a las pymes y a los emprendedores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad