Los peajes en sombra dispararon la deuda del sector público gallego

stop

Los compromisos de pago, advierte Contas, dejan a la Xunta escaso margen para nuevas fórmulas de financiación público-privada

Autopista AP-9

02 de agosto de 2013 (02:08 CET)

La recurrida fórmula de los peajes en sombra, un mecanismo de colaboración público-privada en el que la concesionaria se encarga de construir y poner en marcha la autovía y la Xunta de costear el peaje de los vehículos que circulen por ella, sigue apareciendo regularmente en los informes del Consello de Contas. La fiscalización de las cuentas públicas de 2010, entregada este jueves a la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo, no ha sido la excepción.

Habitualmente, la fórmula de los peajes en sombra permite aminorar el endeudamiento ordinario, disfrazar la deuda a corto plazo, pero eleva notoriamente los compromisos de pago futuros. El informe de Contas relativo al año 2010 se ocupa de ambos aspectos. Detecta un deuda oculta de 305 millones de euros correspondiente al “préstamo imputado en relación a la construcción de las autovías de O Salnés, Barbanza y Santiago-Brión por el método del peaje en sombra”, que no consta en la Conta de Endebedamento de la Xunta, pero sí quedó registrado en los datos del Banco de España.

La diferencia entre ambos balances, es de casi 1.000 millones, debido a que el Banco de España computa como deuda consolidable, además de los 305 millones ya mencionados, la procedente de la Sociedade Pública de Investimentos (338 millones) y la de Aceousa (162 millones), ambas integradas ahora en la Axencia Galega de Infraestructuras.

Impacto en los compromisos de gasto

Pero el mayor impacto de los peajes en sombra se mide a largo plazo. De hecho, la Xunta tiene comprometidos cerca de 1.200 millones por esta fórmula en los próximos 40 años.

El informe del Consello de Contas advierte del riesgo que entraña. En 2010, los pagos comprometidos por el Gobierno gallego se incrementaron en 642 millones --hasta los 10.457 millones--. La mayor parte del aumento se correspondió con la carga financiera de la deuda, sin embargo, un 20% del total correspondió a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, o lo que es lo mismo, el departamento encargado de realizar los pagos a las concesionarias de las autovías por el sistema del peaje en sombra.

Estos compromisos, explica Contas, “están infravalorados por no incluir las cuantías que debe abonar a Aceousa por la explotación del tramo Alto Dozón-Cea de la autopista Santiago-Ourense, gasto que muestra una tendencia al alza”.

Y, en segundo término, “por la infraestimación de los compromisos con la empresa Audasa por la supresión del peaje, ya que, una vez más, las previsiones resultaron ser muy inferiores al gasto realmente producido”.

Irregularidades

El Consello de Contas también advierte que no se aplicaron criterios homogéneos en la estimación de los compromisos de pago correspondientes a las autovías “construidas por el sistema de peaje en sombra”, y que las anualidades en las que se registran dichos compromisos “no se corresponden con la duración de los contratos”.

La evolución que experimentó el ahorro bruto del ejercicio 2010, que fue un 97,9% inferior al año precedente, “limita la posibilidad de contraer nuevos compromisos futuros a través de la colaboración público-privada”, concluye Contas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad