Los líderes europeos nombran a Draghi como nuevo presidente del BCE

stop

La decisión ha sido posible después que el otro italiano en el comité ejecutivo de la institución, Lorenzo Bini Smaghy, ha anunciado que dimitirá antes de finalizar el año

Mario Draghi

24 de junio de 2011 (18:01 CET)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han nombrado este viernes al actual gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, como nuevo presidente del Banco Central Europeo (BCE) para sustituir a Jean-Claude Trichet a partir del 1 de noviembre de 2011. Su mandato expirará el 31 de octubre de 2019.

“Todos confiamos en que el señor Draghi ejercerá un liderazgo fuerte e independiente del BCE, continuando la tradición establecida por los dos primeros presidentes del Banco. Esto es esencial en tiempos normales e indispensable en tiempos difíciles", ha dicho el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al término de la cumbre.

La decisión ha sido posible después de que el otro italiano en el comité ejecutivo del BCE, Lorenzo Bini Smaghi, cuyo mandato expira en 2013, llamara este viernes tanto a Van Rompuy, como al presidente francés, Nicolas Sarkozy, para comunicarles que dimitirá antes de que acabe el año, según han explicado ambos mandatarios.

Sarkozy había amenazado con bloquear el nombramiento de Draghi si Bini Smaghi no dimitía para dar paso a un francés en el comité ejecutivo. Pese a las presiones, el italiano se había negado hasta ahora a abandonar su cargo alegando la independencia del BCE. El Gobierno italiano sopesa nombrarlo presidente de la autoridad de competencia para que deje el Banco.

Credenciales antiinflacionistas


En su examen ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, que respaldó su candidatura este jueves, Draghi se alineó sin fisuras con la postura del BCE a favor de subir de forma preventiva los tipos de interés para combatir la inflación y en contra de una reestructuración suave de la deuda de Grecia.

Desde la retirada en febrero del candidato alemán, el expresidente del Bundesbank Axel Weber, por su discrepancia con el programa de compra de deuda del BCE, Draghi ha sido considerado de forma casi unánime en toda la UE como el aspirante favorito por su preparación y experiencia.

Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, buscó hasta el último momento alternativas ante el temor de que sus votantes no aceptaran a un candidato procedente de Italia, país considerado allí inflacionista, al frente de la autoridad monetaria europea.

Pero Sarkozy decantó la elección al apoyar por primera vez públicamente a Draghi el pasado 26 de abril, después de que el italiano diera una serie de entrevistas en diversos medios europeos exhibiendo sus credenciales antiinflacionistas.

Currículum

Además de gobernador del Banco de Italia desde 2006, Draghi, de 63 años, es el presidente del Consejo de Estabilidad Financiera, el órgano al que el G-20 ha encargado la elaboración de un nuevo marco financiero para evitar futuras crisis.

Entre 2002 y 2006 fue vicepresidente para Europa de Goldman Sachs, el banco de inversión que ayudó a Grecia a maquillar sus cifras de déficit y deuda. Tanto la entidad como Draghi han negado que estuviera al tanto de estas operaciones.

Entre 1991 y 2001, fue director general del Tesoro italiano y presidente del comité de privatizaciones, cargo en el que se mantuvo con 10 Gobiernos diferentes. Se considera que durante esta etapa jugó un papel clave en la entrada de Roma en el euro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad