Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca durante su intervención en el Foro La Toja

Los dos obstáculos que se topó Abanca en la fallida compra de EuroBic

El impacto del Covi-19 y la fuga de depósitos por el escándalo de Isabel Dos Santos, accionista de EuroBic, habrían hecho revisar la oferta a la baja

Dos grandes nubarrones bastaron para armar una tormenta perfecta que ha llevado a Abanca a desistir de la compra del portugués EuroBic. El golpe del Covid-19, que lastró los resultados de la entidad lusa, se vino a sumar a una fuga de depósitos previa, que había arrancado a principios de año, cuando se destapó el escándalo de Luanda Leaks y que afectaba a uno de sus accionistas de referencia, la controvertida empresaria Isabel dos Santos. Todo ello, tras la pertinente due diligence, habría dado como resultado una rebaja en el precio inicial planteada por Abanca, oferta que estaba precisamente vinculada a la revisión de la entidad portuguesa. Y ahí encallaron las negociaciones hasta la ruptura final, que trascendió este martes.

Juan Carlos Escotet ya advirtió en la presentación trimestral de resultados de Abanca que el precio final a pagar por el 95% de EuroBic estaría condicionado al impacto de la pandemia en las cuentas del banco luso. Este es uno de los nubarrones que se cernían sobre la entidad y que habría llevado a Abanca a revisar su precio final. Pero no el único.

Fuga de depósitos

EuroBic cerró el primer trimestre del año con un volumen de depósitos de 6.300 millones de euros, unos 640 millones por debajo del cierre de 2019. Esa pérdida de un 10% en su pasivo se produjo en el trimestre en el que comenzaron los problemas en el banco tras haber trascendido los irregulares negocios de la empresaria angoleña Isabel dos Santos.

Una investigación destapó que la hija del expresidente de Angola se ha beneficiado durante décadas del dinero público del país en negocios irregulares, con presencia de sociedades off shore en paraísos fiscales. El propio EuroBic aludió oficialmente a problemas reputacionales derivados de esa investigación, que afectaba a la segunda accionista de la entidad lusa, con el 42,5%, para explicar esa pérdida de depósitos. Pese a ello, EuroBic mantenía una buena posición de capital.

Efecto 'Luanda Leaks'

Isabel dos Santos y Fernando Teles controlan el 90% del banco. La empresaria llegó a perder los derechos de voto sobre su paquete accionarial tras la crisis desatada por los Luanda Leaks y optó por vender. La "operación relámpago", como la definió Escotet cuando anunció la compra del banco portugués, también tuvo otro escollo que al final hizo todo insalvable. Fueron los propios resultados de EuroBic en el primer trimestre.

El banco portugués vio cómo entre enero y marzo sus ganancias caían un 66%, para situarse en 4,5 millones de euros. Este resultado fue determinante, según recoge el medio luso ECO, para que se rebajase el precio final a ofertar por Abanca. EuroBic había logrado unos beneficios récord de 61 millones en 2019. Así, el valor de mercado del banco luso se situaría, según dicho medio, entre los 230 millones y los 280 millones de euros.

De acuerdo con datos a diciembre de 2019,  EuroBic gestiona un volumen de negocio de 11.699 millones de euros, con una inversión crediticia de 5.198 millones de euros. Su tasa de morosidad está situada en el 6,4%. En esa fecha el número de empleados de EuroBic era de 1.482 personas, con 266.670 clientes, mientras que sus oficinas suman 184 sucursales. Abanca, ya lo anunció, seguirá oteando el mercado portugués.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad