Los cuatro grandes se tragan otros 1.500 millones en ladrillo de marzo a junio

stop

INMOBILIARIO

28 de julio de 2011 (19:35 CET)

El impacto de la crisis inmobiliaria sobre el sector financiero español coge velocidad. Lejos de aminorarse a medida que avanza el año, gana en intensidad de un trimestre para otro. En el segundo de este año, BBVA y Santander se han adjudicado conjuntamente 1.160 millones de euros frente a los 742 de los tres primeros meses del año.

Son las únicas cifras comparables de las cuatro torres más altas de sistema financiero español. La razón es que las de CaixaBank y las de Bankia no cuentan con referencias anteriores al tratarse de bancos de nueva creación. En cualquier caso, se han adjudicado 224 y 108 millones más respectivamente en el segundo trimestre, para un total de 1.502 millones entre los cuatro grandes.

La realidad es que no se venden casas y que el estrangulamiento financiero que sufren promotores y particulares les obliga a tirar la toalla. Los primeros canjean su deuda con los bancos por inmuebles; los segundos, sufren el embargo de sus viviendas. Las cifras demuestran que las provisiones que realizan las entidades financieras para hacer frente a los nuevos adjudicados se quedan cortas.

Rato se lleva la peor parte

La unión de Bankia y su matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA) sigue dando lugar a la mayor inmobiliaria del país. Al cierre del año pasado, el grupo integrado por siete cajas sumaba 11.048 de euros millones en adjudicados. Pero tras la segregación de activos, Bankia empieza su andadura bursátil con suelos y casas recibidos de promotores y particulares quebrados por valor de 4.586 millones.

El grupo que preside Rodrigo Rato ha visto crecer de nuevo su cartera de adjudicados en el segundo trimestre en 108 millones de euros. Aunque se ha deshecho de más stock que entre enero y marzo, le han entrado más inmuebles de los que le salen. Las viviendas procedentes de embargos son mayoría en la cartera de Bankia, al sumar un total de 2.450 millones de euros.

Botín sigue líder


A golpe de reestructuración y de creación de un banco malo, Bankia devuelve a Santander el liderazgo por número de adjudicados, con 8.335 millones de euros. La cartera del banco que preside Emilio Botín ha crecido 453 millones en el segundo trimestre frente a los 373 del primero.

Pero a ninguna gran entidad le crecen los adjudicados más que a BBVA, que ya está a un paso de la cota de los 6.000 millones de euros. Le han entrado 707 nuevos millones entre marzo y abril, casi el doble que en el primero. El banco, que como el resto del sector están dando salida a duras penas a su stock, es el único de los grandes a los que los adjudicados le crecen más de 1.000 millones en la primera mitad de 2011.

Las artimañas de Caixabank

Por último, y aunque ha hecho borrón y cuenta nueva, Caixabank ve como poco a poco también va engordando su sociedad Building Center, en la que están entrando todos los adjudicados de nuevo cuño desde el 1 de marzo. En cuatro meses, la cifra alcanza ya los 234 millones de euros.

El grupo La Caixa, que había cerrado el año 2010 con un volumen de adjudicados de 4.651 millones, segregó estos activos en Servihabitat XXI, que depende directamente de la caja de ahorros.

La foto fija inmobiliaria del sector financiero no puede ser más deprimente. Banc Sabadell reconoció en la presentación de sus resultados que vende sus pisos adjudicados con pérdidas adicionales a las provisiones dotadas. Es todo un hito. Ninguna entidad había reconocido números rojos en su gestión inmobiliaria. El martes, Bankia aseguró que las más de 2.000 unidades vendidas este año sí han dejado beneficio, aunque no especificó cuánto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad