Los créditos fiscales pueden elevar en otros 2.000 millones las necesidades de NCG Banco

stop

Oliver Wyman no prevé descontar los ahorros en impuestos futuros en su análisis sobre la recapitalización de entidades nacionalizadas

Oficina de NGB

25 de septiembre de 2012 (01:30 CET)

Los análisis de recapitalización de la banca española que esta semana presentará la consultora Oliver Wyman podrían incorporar necesidades de capital extraordinarias, sobre las ya definidas, que, en el caso de NCG Banco, sumarían unos 2.000 millones de euros. Esa cantidad es la que figura en el balance consolidado del banco en concepto de créditos fiscales, ahorros en impuestos futuros que la consultora no computa pero que sí descontaron los gestores de la entidad gallega cuando calcularon las necesidades de recapitalización, cifradas en unos 6.000 millones.

En las últimas cuentas presentadas por NCG, correspondientes al primer semestre del año, se incorporan créditos fiscales al balance individual por importe de 1.934 millones, que en el caso del grupo consolidado se elevan a 2.105 millones. Los propios auditores de la entidad presidida por José María Castellano habían presentado salvedades en su auditoría del ejercicio de 2011 y vuelven a mostrar en las cuentas semestrales, presentadas hace unas semanas, sus dudas sobre el cómputo de estos créditos.

En concreto, Deloitte, que es la auditora de las cuentas del banco gallego, señala que “por la propia naturaleza de las salvedades descritas, no es posible determinar los efectos de las mismas ni en los resultados ni en los fondos propios del banco a 30 de junio de 2012”.

Respuesta de NCG

Ante estas salvedades presentadas, los gestores de NCG Banco, en una larga carta registrada en las cuentas presentadas en la CNMV, consideran que siguen manteniéndose las condiciones que justifican el registro de los activos fiscales diferidos. “El plazo de aprovechamiento de los créditos fiscales por bases imponibles negativas es de 18 años”, advertían desde NCG. Y, además, señalaban que “las proyecciones del banco permiten estimar la obtención de ganancias fiscales antes de que prescriba el derecho de compensación de los correspondientes créditos fiscales”.

La salvedad de los auditores surge de la práctica de las entidades por computar en sus balances como un activo real el ahorro en impuestos al que tienen derecho por sufrir pérdidas. No obstante, este dinero no se materializa hasta que se registren beneficios otra vez y haya que volver a cumplir con Hacienda.

Necesidades de capital

Novagalicia Banco solicitó en julio unos 6.000 millones de euros en fondos públicos, que pretendía completar con la aportación de otros 1.000 millones procedentes de fondos de inversión norteamericanos con los que su presidente, José María Castellano, negocia desde hace casi dos años. Pero tras la última reforma financiera aprobada por el Gobierno, todo apunta a que los fondos de inversión entrarán después de que la entidad sea recapitalizada.

Las necesidades de capital de la banca se sabrán el próximo viernes, y todo parece indicar que las propias entidades conocerán durante la semana los planteamientos de Oliver Wyman. En el caso de Bankia, y según informó El País, las necesidades podrían sumar 26.000 millones si se tienen en cuenta los créditos fiscales de 6.000 millones que la consultora no tiene en cuenta como ahorro y que los gestores de Bankia, sí.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad