Los brokers internacionales apuestan por un Gobierno del PP con Ciudadanos tras el 20D

stop

Una hipotética inestabilidad continuada en la Moncloa, más un aumento de la tensión con Cataluña, podrían disparar la prima de riesgo entre 20 y 25 puntos, según cálculos de algunos analistas financieros

Varios trabajadores caminan por el centro financiero de Londres / Reuters

Londres, 17 de diciembre de 2015 (03:22 CET)

La incertidumbre en relación con el resultado de las elecciones generales del domingo, y las posibles dificultades para formar un gobierno estable en Madrid, no están teniendo, por el momento, un reflejo especialmente significativo en el mercado de deuda español de referencia.

El valor de rentabilidad del bono a diez años apenas ha oscilado en las últimas jornadas, situándose este mediodía en el 1.73%, lo que supone que la prima de riesgo --la diferencia con el yield alemán-es de 109,70 puntos básicos. De hecho, entre las siete de la mañana de este miércoles y las 14.00, ésta cayó desde los 113.80 puntos.

Un Gobierno "bastante estable"

De acuerdo a la evolución producida, los mercados parecen sugerir que el resultado más probable tras abrir las urnas el domingo acabe necesariamente en una alianza entre el Partido Popular con Ciudadanos. "Ello supondría un gobierno bastante estable", en palabras de Martin van Vliet, analista de ING Group, en Amsterdam, en declaraciones recogidas por la agencia Bloomberg.

Pero esta relativa tranquilidad podría ser, simplemente, un espejismo, oscilaciones más habituales. O bien la calma antes de una nueva tormenta, que tendría en estos mismos inciertos resultados electorales, y también en la posi­bilidad de que en Cataluña se alcance la formación de un gobierno entre Junts pel Sí i la CUP antes del 10 de enero, las causas principales para que se desencadenase.

Porque de acuerdo con una encuesta elaborada por Bloomberg reciente­mente entre 18 analistas financieros, tanto de entidades de la City de Londres como de otros importantes mercados europeos, la combinación de un resultado electoral que dejara la incógnita sobre quién y cómo se gobernará en Madrid, más la continua inestabilidad catalana, podría suponer el aumento de entre 20 y 25 puntos básicos de la prima de riesgo.


Sin voluntad conciliadora con el independentismo catalán

En palabras de Francois Lavier, del fondo de inversiones con sede en París Lazard Freres Gestion, "España podría y debería negociar [las condiciones de colocación de bonos a diez años] en mejores condiciones que Italia, pero su rendimiento es más bajo a causa de los riesgos políticos."

Es precisamente esta última afirmación la que desmiente, en parte, la hecha por Martin van Vliet. Porque si bien un supuesto gobierno entre el Partido Popular y la formación que lidera Albert Rivera daría aparente estabilidad parlamentaria al inquilino de la Moncloa —a pesar de que Rivera ha dicho por activa y por pasiva que no daría apoyo a un ejecutivo presidido por Mariano Rajoy—, no lo es menos que de un gobierno PP-C'S no debería esperarse, al menos inicialmente, demasiada voluntad conciliadora para con el independentismo catalán.

Ni siquiera, probablemente, para con aquellos sectores de la sociedad catalana que reclaman hace tiempo, de forma inútil, una tercera vía para un mejor encaje de Cataluña en España.

La prima de riesgo española

Por otra parte, la voluntad de firmeza ante el llamado desafío independentista del hipotético gobierno de coalición PP-C'S podría encontrar un buen aliado —de signo contrario— en el caso de que las CUP, finalmente, decidan investir a Artur Mas.

A partir de la formación de un nuevo ejecutivo catalán, y de acuerdo a la declaración de inicio del proceso secesionista aprobada por el Parlament de Cataluña el 9 de noviembre pasado, se pondría a prueba la capacidad desafiadora del independentismo, pudiéndose llegar a tensar al máximo la relación con Madrid. Tal estabilidad podría afectar a la prima de riesgo española, de acuerdo a los especialistas consultados por Bloomberg.

Gracias al plan de Draghi

En el caso del aumento de entre 20 y 25 puntos de la prima de riesgo, algunos analistas de la City sugieren que el Tesoro español tendría que pagar 381 millones de euros más para refinanciar los 154.000 millones en letras y bonos que vencen durante 2016, según cálculos basados en datos del propio gobierno español, cerrados a 31 de octubre. El pago de los subsidios de desempleo y la cobertura del interés de la deuda pública es, actualmente, el mayor gasto del presupuesto del gobierno central.

De momento, el coste de ésta se contiene gracias al programa de compra de bonos que lleva a cabo el Banco Central Europeo, y que está previsto que se alargue hasta septiembre de 2016. Sin embargo, el gobernador de la entidad, Mario Draghi ha repetido que está dispuesto a sostenerlo más allá incluso de esta fecha si fuera necesario. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad